Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morales: “No fue un error, son políticas de amedrentamiento a Latinoamérica”

Bolivia denuncia ante las Naciones Unidas y el Alto Comisionado de Derechos Humanos a cuatro países europeos

Protesta ante la embajada boliviana en Caracas.
Protesta ante la embajada boliviana en Caracas. REUTERS

Al presidente boliviano Evo Morales no le bastan las disculpas que presentaron algunos países europeos por la cancelación del permiso de vuelo de su avión, en el que viajaba de regreso desde Moscú. No se trata “de un error sino de políticas para seguir amedrentando a los pueblos de Bolivia y Latinoamérica”, ha advertido.

El gobernante boliviano reanudó sus actividades este jueves en Bolivia, tras llegar a La Paz después de un periplo de 18 horas de viaje desde Viena (Austria), donde permaneció retenido 14 horas por la cancelación del plan de vuelo de su aeronave .

Morales participó en los actos conmemorativos de la creación del municipio de Shinahota, en el corazón de Chapare, antes de retornar a Cochabamba para recibir a sus colegas de Surinam, Venezuela, Uruguay, Perú, Ecuador y Argentina, que esperan aprobar una declaración conjunta a propósito del incidente diplomático, asumido como un atropello a toda la región latinoamericana. “Lo que ha pasado estos días no es una casualidad, es una política de amedrentamiento”, ha reiterado Morales.

“Nuestro pecado, nuestro delito es ser indígenas y ser antiimperialistas; es cuestionar las políticas económicas que sólo llevan a la miseria y a la pobreza. Y, cuando no pueden dominarnos (vienen) las guerras, las intervenciones con la meta de saqueo de nuestros recursos naturales”, ha dicho el presidente ante sus seguidores, que en todo momento han manifestado su apoyo al líder y su repudio a Europa. “Perdemos el miedo al imperio y lamento que otras naciones europeas sean más serviles al imperio”, ha añadido.

El gobernante ha explicado a los pobladores de Shinahota, en su mayoría productores de hoja coca, que en un primer momento no había logrado entender la razón de la inesperada cancelación del permiso para sobrevolar el espacio aéreo de cuatro naciones europeas porque la sospecha de que estuviera trasladando al estadounidense Edward Snowden en su avión estaba fuera de lugar. “Si tienen tantos aparatos de inteligencia es imposible que puedan afirmar que Evo se llevaba a ese agente”.

Morales cree que aparentemente el objetivo central era el de “asustar, acallar, intimidar” tanto al presidente como a todos los pueblos latinoamericanos, lo que coincide con varios analistas políticos que han visto el incidente como una velada amenaza de parte de Estados Unidos a los países de la región para que no se atrevan a proteger a Snowden dándole asilo político.

El presidente, que preside también las federaciones de productores de coca, se ha comprometido ante sus bases a asumir el gobierno desde el Estado Plurinacional la exigencia a los organismos internacionales de que se logre el pleno respeto de las normas y los tratados internacionales vigentes en la aeronavegación.

De hecho, el gobierno ya ha presentado sendas denuncias ante las Naciones Unidas y el Alto Comisionado de Derechos Humanos contra los cuatro países europeos (Francia, España, Italia y Portugal) que retiraron el permiso de sobrevuelo pocos minutos antes de que el avión presidencial entrara en su espacio aéreo. Los acusa de flagrante violación de convenios y tratados internacionales y, en la práctica, de haber puesto en riesgo la vida de Morales y de sus acompañantes.

Bolivia espera que estas acciones permitan una sanción a los responsables del incidente diplomático, para que ningún otro gobernante latinoamericano corra la misma suerte que Morales.