Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Brasil también en el punto de mira del espionaje revelado por Snowden

Dos diarios revelan que EE UU ha interceptado miles de llamadas, mails y datos de empresas

Un manifestante pro-Snowden, en Berlín. AFP

Brasil, con extensas redes públicas y privadas digitalizadas, ha sido durante años objetivo prioritario del espionaje de los EE UU. Según un artículo publicado por el diario brasileño O Globo , en colaboración con el británico The Guardian, la administración de Barack Obama habría interceptado indiscriminadamente miles de llamadas, correos electrónicos y datos de empresas, instituciones y de ciudadanos brasileños. Los diarios explican que para facilitar el alcance de la red de espionaje, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés) mantiene “acuerdos estratégicos” con más de 80 de las “principales corporaciones globales” de los sectores de telecomunicaciones, proveedores de Internet o infraestructura de redes para “apoyar las misiones”.

Como estas alianzas no garantizarían el acceso de la NSA a cualquier aparato del planeta, según O Globo, la agencia desarrolló un programa llamado Fairview que, con el apoyo de una gran empresa de telefonía norteamericana, conseguía captar datos en redes de todo el mundo. La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) ha anunciado que investigará junto a la Policía Federal si empresas telefónicas brasileñas participaron de alguna manera en la captación ilegal de datos.

A través de alianzas corporativas, la NSA acaba teniendo acceso a los sistemas de comunicación fuera de las fronteras americanas. Como resultados de sus relaciones con empresas no americanas, esa operadora de los EE UU tiene acceso a redes de comunicación locales, incluyendo las brasileñas”, mantiene O Globo. La información, basada en documentos revelados por el extécnico de la NSA Edward Snowden, que espera asilo político en Moscú, afirma que el país latinoamericano tendría tanto interés para los estadounidenses como China, Rusia, Irán o Pakistán.

“El número de personas y empresas espiadas en Brasil es incierto, pero hay evidencias de que el volumen de datos interceptados por el sistema es constante y a gran escala”, afirma el diario de Río de Janeiro. La presidenta Dilma Rousseff ha recibido con preocupación la noticia. Su ministro de Exteriores, Antonio Patriota, ha pedido a través de su embajador en Washington y del representante de EE UU en Brasilia que el Gobierno de Obama aclare el episodio de las intercepciones, según él mismo ha informado a la prensa esta mañana.

Si se comprobase el espionaje “sería algo sumamente grave”, a lo que el Gobierno brasileño “respondería de acuerdo a la gravedad”, ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores a O Globo. El Gobierno brasileño también pretende lanzar una iniciativa en el seno de las Naciones Unidas con el objetivo de “prohibir abusos e impedir la invasión de la privacidad” de los usuarios de internet, que “establezca normas claras de comportamiento por parte de los Estados” en el sector de las telecomunicaciones.

Brasil, uno de los 21 países a los que Snowden ha pedido asilo para protegerse de la petición de extradición tras haber revelado una red de espionaje global por parte de los EE UU, no ha respondido a la petición del delator. Según O Globo, la información contenida en los documentos de Snowden es una confirmación de las sospechas sobre la vigilancia de los Estados Unidos en el país.

El propio ministro de Defensa brasileño, Celso Amorim, afirmó la semana pasada en una entrevista a la Folha de São Paulo que en dos ocasiones pensó que estaban pinchando su teléfono. “Una fue cuando vivía en EE UU, cuando era embajador en Naciones Unidas y me encargaba de tres comisiones sobre Irak. Mi teléfono comenzó a hacer un ruido muy extraño que solo paró cuando acabó la comisión. Allí había un objetivo obvio”. En esa entrevista, el ministro ya afirmó que la cuestión del espionaje era una asunto que preocupaba a la Defensa del país.

Más información