Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE apoyará “con todos sus medios” el nuevo diálogo entre palestinos e israelíes

Kerry llamó el viernes a la casa de Westerwelle en Mallorca para informar a los ministros europeos

Los ministros Westerwelle y Margallo este sábado en Palma.
Los ministros Westerwelle y Margallo este sábado en Palma. EFE

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, y su homólogo español, José Manuel García Margallo, se han felicitado del reinicio de las negociaciones entre palestinos e israelíes, bloqueadas desde hace tres años, que han calificado de “oportunidad histórica”. Tras subrayar que las conversaciones deben comenzar “sin demora”, Westerwele ha añadido: “Las apoyaremos con todos los medios a nuestro alcance”.

Margallo ha revelado que el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, llamó el viernes por la noche a la residencia de Westerwelle en Palma de Mallorca –donde estaban reunidos los 16 ministros de Exteriores europeos que han participado en un debate sobre el futuro de la UE— para informar del resultado de sus gestiones.

Aunque los ministros de Exteriores volverán a encontrarse el lunes en Bruselas, donde abordarán los avances en el proceso de paz en Oriente Próximo, Margallo ha insistido en la necesidad de que Israel paralice los asentamientos y no asfixie financieramente a la Autoridad Palestina, mientras que esta debe abstenerse de llevar el contencioso con Israel a la Corte Penal Internacional.

Los dos ministros han pasado de puntillas sobre el conflicto con EE UU por el espionaje masivo revelado por el exagente Edward Snowden. Westerwelle ha dicho que Angela Merkel ya ha dado todas las explicaciones y que su departamento está haciendo gestiones para que cesen de inmediato este tipo de prácticas, pero no se ha pronunciado sobre una revisión del acuerdo sobre intercambio de datos con EE UU, sugerida por la comisaria de Justicia Viviane Reding.

Margallo se ha limitado a decir que España comparte las decisiones tomadas por la Comisión Europea y que de cara al futuro hay que compaginar la seguridad con el derecho a la privacidad.