Selecciona Edición
Iniciar sesión

La UE incluye a Hezbolá en la lista de organizaciones terroristas

El apoyo del partido-milicia chií al sirio El Asad ha vencido las últimas resistencias europeas.

El bloqueo afecta a la rama militar, mientras que la colaboración política con Líbano seguirá adelante

El líder de Hezbolá, Hasan Nasralá se dirige a sus seguidores a través de video conferencia durante el iftar, la ruptura del ayuno durante el mes de Ramadán. REUTERS

La rama militar de Hezbolá se ha convertido en una organización terrorista para la Unión Europea, según la decisión unánime que adoptaron ayer los ministros de Exteriores de los 28 Estados miembros. Tras una fuerte ofensiva diplomática orquestada por Reino Unido, que ya tiene designado como terrorista al partido-milicia chií, los Estados europeos han vencido sus últimas resistencias y se han decidido a dar un paso con efectos potencialmente desestabilizadores en Oriente Próximo.

La participación de Hezbolá en el conflicto sirio, en apoyo del régimen de Bachar el Asad, ha terminado de convencer a una UE que necesita enviar señales políticas contra la masacre en Siria. La autoría de este grupo libanés en el atentado que acabó con la vida de seis personas —incluidos cinco israelíes— hace un año en Bulgaria y los planes que se atribuyen a Hezbolá para atentar contra intereses israelíes en Chipre han persuadido a los ministros de que hay que castigar esos hechos. “Son lo suficientemente graves como para que hubiera una reacción de la UE. La alternativa, la inacción, era peor”, aseguró el ministro español de Exteriores, José Manuel García Margallo, en conferencia de prensa. Hezbolá niega su participación en el ataque búlgaro.

Para impedir que la decisión malogre las relaciones europeas con Líbano, donde Hezbolá forma parte del Gobierno, la UE hará constar en su resolución que el acuerdo “no impide el diálogo con todos los partidos políticos, las transferencias financieras o el suministro de ayuda humanitaria” al país, detalló la alta representante europea para la Política Exterior, Catherine Ashton. No obstante, ese aislamiento a la milicia libanesa puede provocar problemas de seguridad a las tropas europeas, entre ellas las españolas, en Líbano. Margallo admitió que el Ministerio de Defensa deberá adoptar “las precauciones que considere oportunas”.

El secretario de Estado, John Kerry, valoró el “enérgico mensaje [de la UE] de que el grupo no puede operar con impunidad”

Catalogar a Hezbolá como terrorista tiene, más que implicaciones prácticas, un importante significado político. Estados Unidos e Israel —el gran enemigo de Hezbolá— habían reclamado reiteradamente ese paso, que puede generarle a Europa enemistades en Oriente Próximo. La inclusión en esa lista supone ver congelados los activos de la organización en territorio comunitario, pero resulta dudoso el volumen de esos bienes —las fuentes consultadas aseguran no poder cifrarlo— y, sobre todo, la manera de delimitar si pertenecen a la rama militar o a la política, con la que se mantendrá la cooperación. También supone una vigilancia más estrecha hacia cualquier sospechoso de integrar la organización militar.

Las primeras reacciones políticas demuestran el calado de esta decisión comunitaria. El secretario de Estado, John Kerry, valoró el “enérgico mensaje [de la UE] de que el grupo no puede operar con impunidad”. También el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se felicitó en un comunicado del gesto europeo. Las autoridades libanesas, por el contrario, lamentaron la noticia, pero sin cargar las tintas: “Habríamos deseado de la UE una lectura más prudente de los hechos, pero la sociedad libanesa continuará manteniendo las mejores relaciones con esos países”, aseguró en un comunicado el jefe del Gobierno provisional libanés, Najib Mikati.

Además de decidir sobre Hezbolá, los ministros comunitarios pidieron la liberación del depuesto presidente egipcio, Mohamed Morsi, y de todos los presos políticos en el país tras el golpe que acabó con el mandato de este el pasado 3 de julio. Los Veintiocho piden elecciones “en el periodo más breve posible”.

Respecto a Siria, Margallo avanzó que organizará un nuevo encuentro con la oposición al régimen en septiembre, en la Casa Árabe de Córdoba. El ministro ya recibió al anterior líder de los rebeldes, Moaz al Jatib, a finales de mayo en Madrid. La UE recalca que el conflicto sirio ha provocado ya el peor éxodo de refugiados vivido en 20 años, por encima del de Ruanda.