Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La UE rebaja el proyecto de protección de datos para no dañar a las empresas

Bruselas exigirá mañana a Washington explicaciones por su espionaje

Ampliar foto
La comisaria de Justicia, Viviane Reding, el pasado 17 de julio. AFP

Europa quiere proteger los datos personales de sus ciudadanos, pero teme que la propuesta de Bruselas para salvaguardarlos dañe a las empresas. Los Estados miembros discuten cómo modificar la iniciativa de la vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Viviane Reding, con una intención clara de suavizar las exigencias para la industria. El movimiento de las capitales coincide en buena medida con las inquietudes estadounidenses expresadas respecto a esta norma. Tanto el Gobierno como los gigantes del sector llevan casi dos años ejerciendo enormes presiones sobre Bruselas para frenarla, según las informaciones publicadas ayer por este diario, con más de 20 fuentes consultadas.

Cada empresa, organismo público o entidad que maneje datos de usuarios deberá contar con un gestor que garantice el cumplimiento de las reglas comunitarias. Los países temen que, si ese aspecto del reglamento de Reding se aplica como está, los costes para las pequeñas empresas sean insoportables. Y abogan por ceñir esta obligación solo a los casos en los que la información manejada sea sensible, un concepto aún por definir.

Cada empresa, organismo público o entidad que maneje datos de usuarios deberá contar con un gestor que garantice el cumplimiento de las reglas comunitarias

No es la única inquietud respecto al impacto en las empresas de la norma de protección de datos, que Europa tramita desde hace año y medio. La industria se había alarmado por la propuesta de la Comisión de que el almacenamiento y la utilización de datos personales requiriesen un consentimiento explícito del usuario en la Red. Pretenden evitar que la navegación se vea interrumpida por preguntas constantes sobre si admite el tratamiento de sus datos. Esa inquietud figura también en las dos cartas reservadas que el Gobierno estadounidense hizo circular en la cúpula de la Comisión Europea para intentar influir en la regulación, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico. Y se reflejó en las respuestas internas que emitieron los diferentes departamentos comunitarios.

Las grandes firmas del sector (Amazon, Microsoft, Google, Apple…) han orquestado, de la mano de las autoridades estadounidenses, la mayor campaña de lobby que se recuerda en Bruselas. Fuentes europeas confirman que el mensaje ha llegado a todas las instituciones comunitarias, incluidas las embajadas de los Estados miembros, a las que la industria les ha comunicado sus cuitas. Más allá de la preocupación que la salud de las empresas suscita en una Europa sumida en la recesión, las discusiones que mantienen los expertos del Consejo Europeo para rebajar algunas obligaciones empresariales demuestra el éxito de las grandes firmas. “El lobby se está practicando al estilo estadounidense y Europa no sabe cómo reaccionar”, apunta Joe McNamee, director de European Digital Rights, una organización que defiende a los consumidores en la web.

Las empresas ya se atribuyeron algunos logros antes incluso de que la propuesta de la Comisión viera la luz. La Asociación de Marketing Directo consideró una victoria que el texto definitivo de Reding, presentado a finales de enero, no incluyera la intención inicial de que solo se mostrara publicidad directa a los usuarios que hubieran aceptado previamente recibirla. Las empresas del sector temían que ese marketing directo, el principal negocio de Internet, quedase reducido a la mínima expresión si solo se dirigía a voluntarios.

Más allá de las maniobras de los Estados para pactar un texto común, Bruselas acogió ayer la primera reunión de contenido entre la UE y EE UU para discutir sobre el espionaje estadounidense. Un grupo de expertos que representan a todas las instituciones europeas discute desde ayer, y hasta hoy por la mañana, cómo ha afectado esa vigilancia a los europeos. Los representantes de la UE esperan respuestas, aunque el encuentro tiene un perfil más técnico que político.