Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa se hace fuerte en Brasil

Dos millones de personas respaldan en Río el mensaje de cambio de Francisco y refuerzan su figura frente al sector conservador de la curia

Hasta hace cuatro meses, el mensaje de la Iglesia era despacito y buena letra. Ante los graves problemas que amenazaban con socavar los cimientos de una institución milenaria —las denuncias de pederastia, la corrupción económica—, la respuesta indolente de sus altos mandatarios bloqueaba cualquier cambio: “Ese problema ya lo tuvimos en el siglo XIII”. Joseph Ratzinger, anciano y solo, fue aislado convenientemente por la curia romana, que se disputó ferozmente la túnica de su sucesión. Su escandalosa renuncia —el grito de un hombre que jamás había levantado la voz— propició la llegada de Jorge Mario Bergoglio. El papa argentino no solo está decidido a limpiar el Vaticano, sino a utilizar la fuerza que sigue teniendo la Iglesia —representada en los cientos de miles de jóvenes que han participado en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Río de Janeiro— para luchar por un mundo más justo. Su mensaje final a las más de dos millones de personas reunidas en la playa de Copacabana no deja lugar a dudas: “Llevar el evangelio es llevar la fuerza de Dios para arrancar y arrasar el mal y la violencia; para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio; para edificar un mundo nuevo”.

Las imágenes, aunque espectaculares, no alcanzan a reflejar el ambiente de fiesta que rodeó la presencia del papa Francisco en Brasil. Durante casi una semana, a pesar de la lluvia y los problemas de organización, cientos de miles de jóvenes llegados de todo el mundo han participado en las catequesis con los obispos y, sobre todo, en los encuentros con un Papa que, lejos de pedirles mesura, los ha animado a armar jaleo. Si hay que elegir un momento clave, tal vez fue en el encuentro con los muchachos argentinos donde Bergoglio trazó su hoja de ruta: “Quiero que salgan a la calle a armar lío, quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que la Iglesia abandone la mundanidad, la comodidad y el clericalismo, que dejemos de estar encerrados en nosotros mismos. Que me perdonen los obispos y los curas, pero ese es mi consejo…”. De Brasil, el papa Francisco se lleva a Roma el respaldo total de la infantería de la Iglesia para luchar contra “la incoherencia” del Vaticano.

"Quiero que la iglesia salga a la calle a armar lío, que abandone el clericalismo", ha dicho el papa Francisco

El sábado por la noche, al principio de la Vigilia que se celebró en la playa de Copacabana, el Papa volvió a alentar a los jóvenes para que tomen las riendas de su futuro. “Por favor”, les dijo, “no dejen que otros sean los protagonistas de los cambios, ustedes son el futuro”. Por momentos, más que el anciano jefe de una iglesia milenaria parecía un líder radical que agitaba a las masas. Su voz sonaba por los altavoces de toda la avenida Atlántica entre aplausos de los muchachos que ya iban preparando sus sacos de dormir para pasar la noche al raso. “No sean cobardes, no balconeen la vida, no se queden mirando en el balcón sin participar, entrad en ella, como hizo Jesús, y construid un mundo mejor y más justo”.

De nuevo, el Papa construyó su discurso en paralelo. Una parte, destinada a fortalecer la fe ya existente de los jóvenes que, desde todas las partes del mundo, han viajado hasta Río de Janeiro para encontrarse con él. La otra —a menudo más extensa— dirigida a todos los públicos, destinada a quienes desde hace cuatro meses observan, entre sorprendidos e incrédulos, la irrupción en el panorama mundial, no solo religioso, de este Papa con ganas de pelea. En este plano, animó a los jóvenes a no tener miedo de “ir a contracorriente”. Les confió que había seguido “atentamente” las noticias sobre los cientos de miles de jóvenes que en muchas partes del mundo, y últimamente en Brasil, se han manifestado en las calles “para expresar el deseo de una civilización más justa y fraterna”. El papa Francisco ofreció un claro espaldarazo a los indignados: “Son jóvenes que quieren ser protagonistas del cambio. Los aliento a que, motivados por los valores del evangelio, sigan superando la apatía y ofreciendo una respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas presentes en sus países”.

El Papa regresa a Roma más fuerte. Ahora deberá afrontar temas duros, como la reforma del banco del Vaticano

Será muy interesante observar en los próximos meses qué lectura hacen de estos consejos muy claros de Jorge Mario Bergoglio —salir a la calle, armar lío, ser protagonistas del cambio hacia el compromiso social de los gobernantes— los sectores más conservadores de, por ejemplo, la Conferencia Episcopal española, liderada todavía por monseñor Rouco Varela y alineada hasta formar un solo cuerpo con un Gobierno que —por sus obras los conoceréis— camina en la dirección contraria a los postulados y el estilo del nuevo Papa. Rouco y el Gobierno del Partido Popular (PP) siguen poniendo el acento en el infierno —demonizar al contrario, recortar los derechos civiles que la base católica ya había aceptado con tolerancia— mientras que Bergoglio apuesta hasta la saciedad por el encuentro con el distinto y, sobre todo, por el diálogo “sin gratuitas ideas preconcebidas”. Desde Brasil, el Papa regresa a Roma más fuerte. Pero su próximo viaje no será tan placentero. La reforma de la curia y, sobre todo, del banco del Vaticano, se presentan como una auténtica incursión en el lado oscuro.

Más información