Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil contratará a médicos militares para trabajar en los lugares pobres

Los alcaldes de las localidades con menos recursos presentan 15.000 solicitudes

El Gobierno de Brasil pretende contratar médicos militares para trabajar en las zonas más pobres y remotas del país. El Ejecutivo de la presidenta Dilma Rousseff, lanzó días atrás el programa “Más médicos” para reclutar doctores que se comprometan a trabajar durante tres años en los lugares más desistidos de estructuras médicas y en la periferia de las grandes urbes.

Los alcaldes de esas localidades con carencia de médicos presentaron 15.000 solicitudes. Al programa, sin embargo, respondieron sólo menos de mil médicos, por lo que ha sido presentado un proyecto de ley con carácter de urgencia para autorizar a 7.000 médicos militares a actuar en esas zonas más pobres.

El rechazo de los médicos brasileños para trasladarse a trabajar en las zonas más desproveídas de asistencia sanitaria ha vuelto a colocar sobre el tapete la polémica propuesta de la admisión de médicos extranjeros, entre ellos españoles, portugueses, cubanos y argentinos que podrían ser contratados por tres años sin necesidad de reválida y con la obligación de trabajar sólo en esas zonas pobres de la población.

Las semanas pasadas, miles de médicos salieron a la calle en varias ciudades del país para protestar contra la decisión del Gobierno de contratar médicos extranjeros sin necesidad de reválida por parte de las entidades médicas del país.

Florentino Cardoso, presidente de la Asociación Médica Brasileña ha afirmado que el problema de Brasil no es la falta de profesionales: “Tenemos 400.000 médicos y 200 escuelas de medicina. Sólo la India nos gana en número de facultades”, dice.

Según Cardoso, los médicos de Brasil no se oponen, sin embargo, a que colegas extranjeros vengan a trabajar aquí, pero sólo a condición, explica, de que pasen por el Examen Nacional de Reválida de Diplomas Médicos.

“Países como Bolivia y Cuba tienen escuelas médicas de pésima calidad. El interés del Gobierno, por ejemplo, en contratar médicos cubanos es más bien el de repatriar brasileños financiados por partidos políticos que fueron a estudiar a Cuba”, subraya Cardoso al semanal VEJA.

El programa Más Médicos, lanzado por el Gobierno, estaba destinado en principio a doctores extranjeros. Sólo tras las críticas al programa de las entidades de medicina brasileñas fue abierto a todos.

Los médicos que se resisten a ir a trabajar a esos lugares más apartados del país o a las favelas de las grandes ciudades alegan que en esos lugares no existen estructuras médicas y hospitalarias mínimas para ejercer la profesión.

Al mismo tiempo se trata muchas veces de localidades donde los médicos no encuentran servicios de internet, escuelas buenas para sus familiares, un hospital o posibilidades de carrera.

El problema, sin embargo es insoluble, ha dicho a este diario José Augusto Messias, miembro de la Academia de Medicina de Brasil y catedrático de la UERJ (Universidad del estado de Río de Janeiro) para quién, en esos lugares debería replantearse la actividad médica de otras formas. Por ejemplo ofreciendo a los ciudadanos los primeros servicios incluso a través de enfermeros o personas sensibilizadas en ese campo que resolverían los casos menos graves y enviarían a los enfermos con problemas graves a un centro con médicos profesionales o al hospital más cercano. Este, por ejemplo, es el esquema que funciona en Cuba, pero en Brasil aún no ha sido considerado.

Según Messias, dada la extensión del territorio nacional y las necesidades de los lugares que se encuentran apartados de los grandes centros, debería estudiar otras formas para solucionar la falta de asistencia médica que la de enviar a médicos titulados.