Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

François Hollande: “Francia castigará a los que han gaseado a inocentes”

Moscú lamenta la cancelación de una reunión bilateral con Washington para discutir la crisis

 VÍDEO: REUTERS-LIVE! / FOTO: AFP

Francia y Reino Unido se han mostrado tan rotundas como EE UU en la condena al régimen Bachar el Asad y en que un ataque químico debe tener consecuencias. Un día después de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, asegurara que todo apunta a que el régimen sirio cometió “la atrocidad” de usar armas químicas, París y Londres han dado muestras inequívocas de apoyar los planes norteamericanos. “Francia está preparada para castigar a quienes tomaron la decisión infame de gasear inocentes”, ha dicho este martes el presidente, François Hollande. Horas antes, el Parlamento británico había adelantado al miércoles la sesión que deberá dar el visto bueno al castigo a Damasco, prevista para el jueves.

Los dos países europeos con un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU son los que llevan la voz cantante en el continente. Hollande, siempre un paso por delante de sus homólogos europeos en la crisis de Siria, ha lanzado una amenaza directa que sonó a resolución de intervención militar inminente. Durante su tradicional discurso ante los embajadores franceses en el Elíseo, el líder socialista ha utilizado su tono más solemne para denunciar “la masacre química de Damasco”, ha subrayado que el ataque del 21 de agosto fue “un acto abyecto” y concluido que es “una ignominia” recurrir a armas prohibidas por la comunidad internacional desde “hace 90 años”.

Hollande ha anunciado además que este miércoles reunirá al Consejo de Defensa, el paso previo acostumbrado para tomar las decisiones militares más importantes. Ha dejado ver que es absolutamente partidario de intervenir, aunque la intensidad, el momento y la modalidad del ataque no se hayan decidido todavía. A diferencia del Gobierno italiano, que ha puesto como condición para participar que la ONU autorice el despliegue internacional, el presidente francés ha invocado la “responsabilidad de proteger a los civiles”, deber que fue establecido por Naciones Unidas en 2005.

En Londres, el calendario se llena de fechas que parecen decisivas. También este miércoles se reunirá el Consejo de Seguridad Nacional, órgano en el que además del primer ministro, David Cameron, están presentes el viceprimer ministro, los ministros de Defensa, Exteriores, Interior y Hacienda, otros altos cargos y altos mandos militares y de las agencias de información. Todos ellos deberán tomar una decisión que será discutida el jueves en el Parlamento.

 VÍDEO: REUTERS-LIVE!

Mientras Francia y Reino Unido se preparan para la guerra, sus socios se ponen de perfil. Algunos apoyan sin grandes alharacas. Otros, recelan de una decisión que no cuenta con el respaldo de la ONU, pero también sin aspavientos. En el primer grupo destaca Alemania. “Si se confirma el uso de armas químicas, la comunidad internacional debería actuar”, ha dicho el titular de Exteriores, el liberal Guido Westerwelle. En el grupo de los reticentes están Italia y Grecia.

Entre tantas declaraciones, la OTAN se mantiene en silencio. El miércoles se reunirán sus embajadores en un encuentro que ya estaba planeado, pero en el que será difícil no abordar la crisis siria. Fuentes de la OTAN reconocen la preocupación por el uso “cada vez más evidente” de armas químicas por parte del autócrata árabe. “Algo completamente inaceptable y que vulnera la ley internacional”, asegura un portavoz.

Un cierto mutismo embarga también a la jefa de la diplomacia europea. En un ambiente en el que cada minuto que pasa se hace más factible la opción militar, el portavoz de la Alta Representante para la Política Exterior Europea, Catherine Ashton, se ha limitado a condenar el ataque del lunes contra los investigadores de la ONU que debían verificar el uso de armas químicas. “La responsabilidad principal de su seguridad la tiene el Gobierno sirio”, ha señalado el portavoz de Ashton.

España respalda una “respuesta firme” al uso de armas químicas

EL PAÍS, Madrid

El Gobierno español “condena enérgicamente el uso de armas químicas en Siria y expresa su pesar por las numerosas víctimas civiles causadas por el último ataque en los alrededores de Damasco”, según una nota difundida ayer por la tarde por el Ministerio de Exteriores. La nota da por hecho el uso de las armas químicas, pide que se esclarezcan los hechos a través de la misión de la ONU desplegada sobre el terreno y se alinea con los Gobiernos europeos que abogan por una “respuesta firme”. “Los ataques realizados con armas químicas en Siria requieren una respuesta firme de la comunidad internacional”, reza la nota oficial.

Al mismo tiempo, España espera un pronunciamiento de la ONU sobre la crisis. Exteriores “espera que el Consejo de Seguridad pueda desempeñar el papel que la Carta de Naciones Unidas le confiere y tomar decisiones que hagan que la legalidad internacional se cumpla y se ponga fin al drama sirio”.

Más información