Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preocupación en Perú por el nivel de concentración de la prensa

El Grupo El Comercio controla el 78% de ese sector tras comprar el 54% de acciones del Grupo Epensa

La adquisición del 54% del Grupo Empresa Periodística Nacional SA (Epensa) por parte del Grupo El Comercio en Perú ha generado críticas y preocupación entre analistas y líderes de opinión peruanos, debido a que ahora el 78% del mercado de diarios está concentrado en una empresa. Esto significa que existe una posición de dominio en la publicidad en prensa y posibles condicionamientos en el circuito de distribución.

Según han divulgado los dos grupos de medios, el acuerdo de asociación determina que la línea editorial de los diarios Correo, Ojo, Ajá y El Bocón - que pertenecían a Epensa - seguirá a cargo de la familia Agois Banchero. Sin embargo, El Comercio (de las familias Miró Quesada y García Miró) asumirá de forma mayoritaria el negocio en impresión, comercialización y distribución de los diarios.

Correo, del Grupo Epensa, es uno de los pocos diarios peruanos con ediciones regionales desde hace décadas. Por su parte, el Grupo El Comercio es propietario de los tabloides Trome, Peru21, Depor y Publimetro, del diario económico Gestión, del periódico en formato estándar El Comercio –líder en avisos clasificados y publicidad comercial- y Canal N de noticias en televisión de cable.

La operación se conoció a finales de agosto y se supo que El Comercio pagó 17,2 millones de dólares por el paquete mayoritario de acciones de Epensa.

El 3 de septiembre, la empresa editora Gupo El Comercio comunicó al registro público del Mercado de Valores la nueva conformación del directorio de Epensa: en él se mantienen Luis y Carlos Agois Banchero y se incorporan tres miembros de la empresa compradora: José Antonio García Miró, Luis Miró Quesada Valega y César Pardo Figueroa, gerente de El Comercio.

La transacción “merece mucha preocupación. La posición de dominio de una empresa cuyos productos son la información y la opinión para el conocimiento de los hechos sobre lo que acontece en el país no es solamente una medida de acumulación de capital, sino de poder”, ha declarado a EL PAÍS Teresa Quiroz, profesora e investigadora de la Universidad de Lima y miembro del Tribunal de Ética del Consejo de la Prensa Peruana, una institución de la que forman parte la mayoría de empresas periodísticas de la capital.

“El desplazamiento del poder de las gerencias a los directorios expresa una injerencia de los intereses económicos sobre el campo de la información, con los riesgos que significa arribar a visiones monocordes que atentarían contra la necesaria diversidad en el espacio público de los medios, tan saludable para cualquier democracia. Estarán afectados tanto el público - necesitado de miradas que le permitan ejercer una ciudadanía informada - como los propios periodistas, cuyos espacios de ejercicio de opinión podrían restringirse”, añadió la socióloga, que investiga los medios peruanos desde hace más de 20 años.

Teresa Quiroz indicó que una opinión del Instituto de Defensa de la Competencia y de la Propiedad Intelectual (Indecopi, el organismo estatal regulador) podría contribuir a “aclarar y debatir el tema públicamente, porque los riesgos sobre la libre circulación de la información y la opinión -así como incluso sobre la publicidad - pueden afectar la libre competencia”.

La oferta que el Grupo La República le había hecho anteriormente a la familia Agois para comprar el paquete de acciones fue descartada por los dueños de Epensa, aunque estos no informaron de que a la vez estaban en negociaciones con El Comercio. La República consideraba que había avanzado en las gestiones, tanto es así que consiguió un préstamo del Banco Pichincha de Ecuador para llevar a cabo la operación.

En una entrevista al diario La República, el abogado Baldo Kresalja ha indicado que la compra de acciones de Epensa acrecienta el poder del Grupo El Comercio: “No es ilícito pero puede ser una preocupación desde el punto de vista de la vida pública en el país. Lo que ha sucedido en realidad es que [el grupo] no solo tiene un gran número de periódicos, un canal de televisión importante y otro de cable, sino que ahora tiene un altísimo porcentaje de la publicidad. Y este es el elemento fundamental para la vida de los medios, por lo menos si son privados”.

También han expresado una alerta acerca de la posición de dominio del Grupo El Comercio otros personajes como el periodista de investigación Gustavo Gorriti, el analista económico Humberto Campodónico, y el exrelator para la libertad de expresión de la OEA, Santiago Cantón, entre otros.

La Constitución vigente de 1993 establece que los medios de comunicación social - y en general las empresas -, los bienes y servicios relacionados con la libertad de expresión y de comunicación, “no pueden ser objeto de exclusividad , monopolio ni acaparamiento”, por parte del Estado ni de particulares. Ningún organismo estatal se ha pronunciado hasta el momento acerca de la transacción entre estos grupos de medios.