Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Gobierno venezolano producirá noticieros de obligatoria transmisión

Todas las televisoras y radios deberán emitir dos veces al día los informativos gubernamentales en horario de máxima audiencia

Maduro, hoy en Caracas con Eduardo Galeano. EFE

Los más radicales consideran que el Noticiero de la Verdad, el nuevo plan de comunicación anunciado por el presidente Nicolás Maduro la noche del martes en Caracas, será una reminiscencia de Nodo, aquellos documentales que Franco ordenó transmitir en el cine antes de cada función. Pero hay diferencias de forma. El Gobierno de Venezuela de momento no irá en pos de la gran pantalla y ha dicho que sus informativos serán de obligatoria retransmisión en todas las televisoras y radioemisoras privadas dos veces al día y en los horarios de mayor sintonía, siempre y cuando haya material noticiable. Quizá el propósito de fondo sea el mismo: asegurarse de que la propaganda oficial llegue a toda la población.

Desde 1999 el gobierno bolivariano se ha mostrado muy crítico de la cobertura de la prensa no oficial y de las noticias destacadas por esta. El difunto Hugo Chávez solía criticar con amargura a sus ministros de comunicación ante la pobre sintonía de los canales oficiales y los instaba a buscar nuevas maneras para que los venezolanos conocieran los planes del gobierno. Poco se hizo entonces, quizás porque todo se confiaba a sus grandes dotes oratorias. Esa fue la verdadera razón por la cual el líder bolivariano estableció la marca de fábrica de su biografía política: hablar durante varias horas y en cualquier momento del día interrumpiendo la programación de las emisoras.

Su sucesor Maduro considera que es también víctima de un apagón informativo, a pesar de que ya los medios audiovisuales locales no son lo beligerantes que alguna vez fueron. La última señal en caer, la del canal de noticias Globovisión, es hoy un edulcorado informativo que señala apenas con moderación los yerros del gobierno. Otros canales nacionales apenas emiten noticieros porque se dedican al entretenimiento. Las críticas más inclementes provienen sólo de los impresos y sus versiones electrónicas.

El Noticiero de la Verdad es un paso que nunca dio Hugo Chávez. Maduro ha enmarcado ese proyecto dentro de lo que ha denominado una “nueva modalidad de comunicación” de su gobierno. Ensayos similares a ese planteamiento se han visto en las llamadas “jornadas informativas del gobierno bolivariano”, implementadas en la recién finalizada gestión del ministro de Comunicación e Información Ernesto Villegas. En un plató que nada tiene que envidiarle a las escenografías de los canales de noticias dos narradores presentan el informativo. El de este miércoles recogió como única nota el homenaje que hizo el chavismo a la memoria del presidente de Chile Salvador Allende, derrocado hace cuarenta años por un golpe militar. Fue transmitido a las 12.30 del mediodía y a las 8.30 de la noche.

En abril, a poco de la juramentación de Maduro, su vicepresidente Jorge Arreaza había pedido a las televisoras “reflexionar y rectificar” porque no habían dado cobertura a sus actos de gobierno. Al mismo tiempo Maduro decidió seguir la estrategia de su antecesor. Cifras publicadas en septiembre por la organización Monitoreo Ciudadano indican que entre el 5 de marzo, día de la muerte de Chávez, y el 5 de septiembre Maduro había hablado durante 93 horas en cadena nacional, a razón de 39 minutos por día. En la emisora del Estado Venezolana de Televisión el número de minutos es mayor. El jefe del Estado habló durante 160 horas entre el 3 de junio y el 7 de septiembre. Es decir, 1 hora y 40 minutos diarios. Pero este despliegue aún no satisface al gobierno.