Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Centroamérica: cuesta arriba los costos de transporte y logística para el comercio

Es más caro llevar tomates desde Costa Rica a Managua que a San José, California, que está 10 veces más lejos

Esta es la historia de cómo un tomate, o varios tomates, pueden influir en el futuro de todo un país, y hasta de una región. Nuestra historia empieza en Costa Rica, cuyas exportaciones del fruto son una parte importante de su economía, pese a que deben superar, literalmente, numerosos obstáculos en el camino hacia los mercados internacionales.

Puede parecer absurdo, pero es más caro llevar tomates desde San José, Costa Rica, a Managua que a San José, California, que está 10 veces más lejos. La distancia entre la capital tica y Managua es de 430 kilómetros, mientras que la distancia a la ciudad californiana es de 5,400 kilómetros. Llevar tomates de Costa Rica a su vecino Nicaragua debería ser tan fácil como las cientos de toneladas de esa fruta que pasan cada semana de España a Francia. Pero la realidad es muy diferente. De acuerdo a estadísticas del Banco Mundial el costo de transporte en América Latina y el Caribe es entre dos y cuatro veces mayor que en los países de la OECD.

Para los grandes productores de tomate de Costa Rica, por ejemplo, los costos por transporte y trámites de aduana pueden representar más del 30% del precio final de sus exportaciones. Esto se debe principalmente a la baja calidad de las carreteras secundarias, a las largas distancias y a las escalas de producción. El otro factor que encarece los costos logísticos de los tomateros es el paso por la aduana. En un día de mucha actividad en la frontera de Peñas Blancas, entre Costa Rica y Nicaragua, el paso de un camión de tomates puede tomar hasta 10 horas.

El caso de los exportadores de tomate ilustra de forma patente cuáles son los desafíos que los países centroamericanos afrontan en cuanto a costos logísticos para mejorar su competitividad comercial.

Históricamente, Estados Unidos ha sido el principal receptor de los productos agrícolas, textiles y manufacturados procedentes de Centroamérica, con un 32% de las exportaciones. Pero uno de sus mercados más importante es la región misma. Con el 26% de las exportaciones, el Mercado Común Centroamericano constituye el segundo socio comercial para la mayoría de los países del Istmo.

Malas carreteras y esperas en aduanas

Según varios análisis económicos, el potencial comercial de Centroamérica todavía se encuentra limitado por obstáculos logísticos y de transporte. Estudios del Banco Mundial revelan que los altos costos de transporte local, sumados a los cuellos de botella en los cruces fronterizos, son las principales barreras para el comercio entre los países del Istmo y otros mercados del mundo.

Según la investigación, la falta de carreteras secundarias de buena calidad, los caros servicios de transporte terrestre y prolongados procedimientos en los pasos aduaneros son factores clave que no facilitan el comercio. Estos factores logísticos afectan negativamente la competitividad de Centroamérica.

La investigación analizó cinco corredores comerciales en Centroamérica y halló que los cuellos de botella logísticos pueden multiplicar el tiempo para llevar un producto desde el centro de protección hasta el puerto más cercano en la costa Atlántica. Este tiempo adicional puede ser del 21% en Panamá y hasta el 60% en Nicaragua y El Salvador.

“Aunque los cuellos de botella tienen un impacto en los costos en todos los segmentos de la cadena logística, los procedimientos fronterizos y la calidad de las carreteras tienen gran impacto en la competitividad en Centroamérica, particularmente en los pequeños productores”, asegura Felipe Jaramillo, director para Centroamérica del Banco Mundial.

En las fronteras, los países pueden reducir los costos al atender la eficiencia y capacidad aduanera, además de la infraestructura fronteriza. A nivel regional, hay grandes oportunidades para mejorar la coordinación y el intercambio de información y la armonización de reglas, mecanismos de control, procedimientos sanitarios y horarios de atención en las fronteras. 

María José González, Editora Online del Banco Mundial

Más información