Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama asegura a Merkel que Estados Unidos no espía su móvil

El presidente le dice a la canciller en una llamada telefónica que no tiene intención de vigilar sus comunicaciones

El presidente de EE UU y la canciller alemana tras el dircurso del primero en la Puerta de Brandeburgo.
El presidente de EE UU y la canciller alemana tras el dircurso del primero en la Puerta de Brandeburgo. AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado a la canciller alemana Angela Merkel que su país no está espiando las llamadas de su teléfono móvil y que “nunca ha tenido ni tendrá” esa intención, ha señalado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. Merkel ha llamado este miércoles a Obama para pedirle que aclarara las sospechas -"sólidos indicios"- de su Gobierno de que los servicios de inteligencia estadounidenses habrían vigilado las conversaciones de la mandataria.

“El presidente le ha asegurado a la canciller que EE UU no espía sus comunicaciones y que no tiene intención de hacerlo en el futuro”, ha indicado Carney. Durante la conversación, de acuerdo con el portavoz de la presidencia alemana, Merkel le transmitió a Obama que, de confirmarse, “consideraba esas prácticas, inaceptables". Carney ha señalado que el Gobierno está "revisando la forma en la que se obtiene la información para garantizar un equilibrio adecuado entre la preocupación por la seguridad y la privacidad" y que ambos mandatarios acordaron "intensificar la cooperación en materia de inteligencia".

Las denuncias sobre los programas de vigilancia de EE UU empañaron la visita de Obama a Berlín de hace unos meses y marcaron el encuentro entre ambos mandatarios y el discurso que el presidente ofreció ante la Puerta de Brandeburgo. Las informaciones sobre las prácticas de espionaje de EE UU a sus socios europeos filtradas por el exanalista Edward Snowden a punto estuvieron, también, de impedir la celebración de la primera ronda de conversaciones del tratado de libre comercio entre este país y la Unión Europea que, finalmente sí se llevaron a cabo este verano en Washington. Entonces se acordó abordar los asuntos de inteligencia en una comisión específica.

Merkel es la última dirigente que se suma a la lista de mandatarios que ha pedido a la Casa Blanca explicaciones sobre la vigilancia ejercida por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a sus comunicaciones. Este tipo de revelaciones llevó a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, a cancelar su visita de Estado a Washington prevista para este mes de noviembre.

La semana pasada, Francia también condenó las prácticas de espionaje de la NSA. En los últimos días, Obama mantuvo una conversación con el presidente de Francia Francois Hollande para esclarecer las informaciones sobre la vigilancia masiva de miles de ciudadanos franceses por parte de los servicios de inteligencia de EE UU y asegurar que su país “había comenzado a revisar los protocolos de vigilancia para establecer un equilibrio entre la seguridad de nuestros ciudadanos y aliados y su preocupación por la privacidad”.

Por su parte, México anunció el martes que iba a llamar al embajador estadounidense en ese país, Anthony Wayne, para que ofreciera explicaciones sobre el espionaje de las conversaciones telefónicas al anterior presidente Felipe Calderón.