Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Parlamento ucranio tumba la moción de censura contra el Gobierno

El primer ministro pide disculpas por los abusos policiales durante las manifestaciones

La Rada Suprema de Ucrania (Parlamento), controlada por el Partido de las Regiones (PR) del presidente Víctor Yanukóvich, rechazó el martes el voto de censura al Gobierno de Mikola Azárov. La moción fue presentada ante la Cámara por los partidos que lideran las protestas populares contra el frenazo en la política proeuropea de Ucrania. El resultado de la votación (186 votos a favor, de los 226 necesarios para ser aprobada) significa que la calle (en forma de mítines, manifestaciones o bloqueo de edificios oficiales) pasa a ser el principal (y por el momento aparentemente el único) instrumento de la oposición para presionar al presidente Yanukovich y obligarle a sacrificar o remodelar el Ejecutivo. La oposición insiste en que Yanukóvich debe cesar al Gobierno y que deben convocarse nuevas elecciones. Para ello, por la tarde uno de los líderes del euromaidán, Alexandr Turchínov, exhortó a bloquear todas las entradas de la sede de la Administración presidencial, lo que puede suponer que Yanukóvich no pueda entrar en su despacho cuando regrese de China el día 6.

La calle estuvo concurrida, pero relativamente tranquila el martes. Los próximos días indicarán si la capacidad de presión del euromaidán (plaza europea) se mantiene, si se incrementa (por la aparición de nuevos estímulos, entre ellos eventuales provocaciones o consecuencias del deterioro de la economía) o decrece (por cansancio, frío o por sensación de impotencia ante la resistencia infinita de los burócratas estatales). Los manifestantes se concentraron ante el Parlamento, pero no pudieron bloquearlo, debido a la intensa presencia de agentes de policía llegados en autobuses de diversos lugares del país para reforzar las fuerzas de seguridad desplegadas en la capital. El Ministerio de Defensa desmintió los rumores según el cual está trayendo efectivos a la capital.

Tras el fracaso de la moción de censura, los líderes de las protestas y jefes de grupos parlamentarios ,Vitali Klichkó, Arseni Yatseniuk y Oleg Tiagnibok, deberán decidir también hasta dónde están dispuestos a llegar en el intento de imponer su línea política y de conseguir el apoyo de los países occidentales para su causa.

Ante el Parlamento compareció el martes el primer ministro Mikola Azárov, al que la oposición se negó a escuchar. Azárov, rodeado de ministros con rostro impasible, aguantó el tipo y alzó la voz para dar sus argumentos, sobre el telón de fondo de los legisladores que gritaban: “dimisión”, “dimisión”.

Azárov comenzó por pedir perdón por los excesos cometidos por las fuerzas de seguridad que disolvieron a palos la manifestación pacífica en la plaza de la Independencia en la madrugada del sábado. Prometió también una investigación concienzuda de los episodios de violencia y rechazó las acusaciones formuladas por Arseni Yatseniuk de haberse “vendido” a Rusia. “Quien vendió Ucrania a Rusia fue quien firmó el contrato de suministro de gas que ha puesto a nuestro país de rodillas”, dijo el primer ministro refiriéndose a Yulia Timoshenko, que en 2009 avaló la firma de los contratos con Gazprom, el exportador de gas, que ahogan a Ucrania con unos precios punitivos. Sobre los motivos que tuvo entonces Timoshenko para firmar esos contratos existen diversas versiones, una es que se dejó engañar por Putin y otra que esperaba conseguir que el presidente ruso la apoyara a ella (y no a Yanukóvich) en las elecciones en perspectiva.

Fuera como fuera, Azárov manifestó que Ucrania tiene que pagar 800 millones de dólares (588 millones de euros) al mes a Rusia por la factura del gas. “¿Quién puso a Ucrania de rodillas?”, gritó, mientras la sala continuaba: “dimisión”, “dimisión”. El primer ministro informó de que el presidente Yanukóvich había hablado con el presidente de la comisión, José Manuel Durão Barroso, y habían decidido que continuarán las conversaciones sobre el acuerdo de asociación. Este punto fue desmentido posteriormente por la portavoz de la jefa de la política exterior de la UE, Catherine Ashton.

Azárov insistió en la necesidad de compensar económicamente los problemas que el acuerdo ocasiona a las regiones orientales del país. Advirtió el jefe del Gabinete que “el bloqueo de las instituciones no es el camino de Europa, sino el camino de la dictadura y la violencia” y se refirió a los que incitan al bloqueo como “aventureros”. Los departamentos ministeriales alojados en la sede del Gobierno bloqueada, tales como los ministerios de Finanzas y de Economía, no pueden trabajar normalmente, dijo, y señaló que de estos organismos dependen los sueldos de los funcionarios, maestros y médicos.

En la página de web gubernamental, Azárov afirmó que una delegación ucraniana viaja a Moscú este miércoles 4 para mantener conversaciones con el fin de normalizar las relaciones económicas y comerciales con Rusia. Ucrania, señaló el primer ministro, va a “fortalecer la relación estratégica” con Rusia. La empresa estatal de hidrocarburos Naftogas Ukraina ha llegado a un acuerdo con Gazprom para retrasar los pagos de octubre, noviembre y diciembre hasta la primavera del año próximo con el fin de resolver los problemas que existen en las regiones, dijo el presidente de Naftogaz Yevgueni Bakulin.

Más información