Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un ataque terrorista golpea el Ministerio de Defensa de Yemen

Al Qaeda reivindica el atentado que este jueves mató a 59 personas —entre ellos siete extranjeros— y causó 167 heridos

Un terrorista suicida ha hecho explotar un coche cargado de explosivos en la entrada del ministerio de Defensa en Saná, la capital de Yemen. El ataque ha causado 59 muertos —entre ellos siete extranjeros— y 167 heridos, según fuentes médicas y militares. Entre los fallecidos figuran seis médicos (uno venezolano, dos filipinos y tres yemeníes). En la zona se escucharon disparos tras la violenta explosión, según un testigo citado por Reuters. Numerosas ambulancias se han desplazado al lugar, adonde también han acudido vehículos militares.

Veinticuatro horas después del atentado, la organización terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga ha reivindicado este viernes la acción.

"Un  terrorista suicida condujo el coche hacia la puerta muy poco antes de que comenzara la jornada laboral en el ministerio", afirmó una fuente del Ministerio de Defensa yemení. Según un testigo, "la explosión fue muy violenta. Todo tembló y sale humo del edificio". Tras el primer automóvil entró otro cuyos ocupantes abrieron fuego sobre los edificios del recinto ministerial, situado a la entrada de la parte vieja de Saná. Los asaltantes, provistos de armas automáticas, alcanzaron el hospital militar y otros dos inmuebles. Según una fuente de los servicios de seguridad, el grupo asaltante ha sido neutralizado. Un periodista de AFP presente en la zona asegura que los soldados persiguen aún a cómplices de los asaltantes en edificios vecinos. El tipo de ataque recuerda a la forma de actuar de Al Qaeda.

La violencia es frecuente en Yemen, donde un Gobierno interino se enfrenta con grupos secesionistas en el sur y con militantes de Al Qaeda y rebeldes tribales en el norte.A ello se suman los graves problemas económicos heredados del presidente Ali Abdulá Saleh, forzado a abandonar el cargo en 2011, tras las manifestaciones de la primavera árabe