Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las bases socialdemócratas alemanas votan a favor de la gran coalición

Sigmar Gabriel afianza su poder en el partido y será 'superministro' de Economía y Energía, además de vicecanciller

Los líderes del SPD aplauden la decisión de respaldar la gran coalición tras el voto de las bases, hoy en Berlín. AFP

El 76% de los afiliados al Partido Socialdemócrata (SPD) respalda el pacto con los democristianos (CDU/CSU) para dar a Angela Merkel su tercer mandato como canciller federal de Alemania. En una consulta sin precedentes, el líder socialdemócrata Sigmar Gabriel ha obtenido el apoyo rotundo de las bases de su centenaria formación, que participaron masivamente. Enviaron su voto 370.000 de los casi 475.000 militantes del SPD, alrededor del 78%. De ellos, 260.000 se pronunciaron a favor de reeditar una Gran Coalición entre los dos grandes partidos como la que dio a Merkel su primer Gobierno entre 2005 y 2009. La líder de los democristianos alemanes será reelegida este martes como jefa del Ejecutivo, en el que Gabriel será, según fuentes del partido, superministro de Economía y Energía, además de vicecanciller.

El contento se leía en la cara de Gabriel desde antes de presentar el resultado el sábado por la tarde. Los militantes lo recibieron ya con aplausos intensos que confirman al presidente del SPD como el gran triunfador de la arriesgada consulta. Tras la derrota electoral del pasado 22 de septiembre, cuando el SPD cosechó el segundo peor resultado electoral de su historia, Gabriel maniobró el partido hacia una Gran Coalición que encontraba fuertes resistencias entre las bases y entre algunos significados barones regionales. Su estrategia fue todo lo contrario de un golpe de mano. Mientras Merkel sondeaba a Los Verdes en negociaciones con escasas perspectivas, Gabriel reunía a la Ejecutiva del SPD para buscar una ruta de aproximación a Merkel sin amotinamientos. Decidió jugársela con dos promesas: exigir un salario mínimo interprofesional de 8,5 euros por hora y consultar a las bases sobre los términos concretos del acuerdo. El largo proceso concluyó el sábado con la luz verde al pacto con Merkel, que convirtió a Gabriel en el líder del SPD más poderoso desde que Gerhard Schröder perdió las elecciones de 2005.

Su SPD obtendrá seis ministerios en el futuro Gobierno alemán. Además de la supercartera de Economía y Energía del futuro vicecanciller Gabriel, los socialdemócratas ocuparán Exteriores, Medio Ambiente, Trabajo, Familia y Justicia. El líder parlamentario Frank Walter-Steinmeier será el jefe de la Diplomacia alemana, como en la Gran Coalición de 2005. Ministra de Trabajo y Asuntos Sociales será la secretaria general del SPD Andrea Nahles, mientras Barbara Hendricks obtendrá una cartera de Medio Ambiente aligerada de sus competencias de Energía. Familia es para Manuela Schwesig. El actual ministro de Economía de Sarre Heiko Maas será ministro de Justicia. Como se ve, el SPD reparte sus carteras de forma paritaria entre hombres y mujeres.

Pero la ministrable más comentada del sábado fue la dirigente democristiana y ministra en funciones de Trabajo, Ursula von der Leyen (CDU): por primera vez habrá en Alemania una mujer al frente de Defensa. Poco después de que se filtrase la noticia, un comentarista del Süddeutsche Zeitung se decía "un poco estupefacto" por el aluvión de gracietas machistas que provocó en las redes sociales. También se filtró el sábado que Hacienda se queda en manos del democristiano Wolfgang Schäuble (CDU). La lista oficial de Ministros no se conocerá hasta el domingo.

La canciller se ha dicho este sábado “contenta de empezar el trabajo”. El SPD obtuvo el 26% de los votos en septiembre, muy por detrás del excelente 41,5% de los democristianos. Merkel se quedó a cinco diputados de la mayoría absoluta, pero también sin sus socios de Gobierno en la pasada legislatura. El liberal FDP no llegó al 5% necesario para ingresar en la Cámara baja (Bundestag). La nueva coalición tiene una mayoría aplastante en el nuevo hemiciclo, donde ocupan el 80% de los escaños. Liderará la Oposición el partido La Izquierda (Die Linke), tercera fuerza parlamentaria por delante de Los Verdes.

El farragoso proceso de negociaciones y la posterior consulta en el SPD se ha vivido con considerable paciencia entre los votantes alemanes. La mayoría de ellos favorecía la gran Coalición como salida al empate técnico entre los bloques parlamentarios de centroderecha y centroizquierda. Esta semana, la Sociedad de la Lengua Alemana eligió el acrónimo ‘GroKo’ —de Gran Coalición— como palabra alemana del año 2013. La nueva voz, surgida en Twitter, es de lo poco que ha tenido de breve la gestación del gobierno alemán en ciernes.