El líder de los autodefensas de Michoacán sufre un accidente

José Manuel Mireles, el jefe de los comandos de autodefensa del Estado, al sureste de México, se encuentra grave

José Manuel Mireles, en octubre.

El líder de los grupos de autodefensa —comandos de civiles armados que han declarado la guerra a los carteles del narcotráfico— en Michoacán, José Manuel Mireles, ha resultado herido después de que la noche de este sábado la avioneta en que viajaba tuviera un aterrizaje forzoso en un municipio de este Estado situado al sureste de México, una de las entidades más violentas del país.

El accidente ocurre el mismo día en que los guardias comunitarias entraron al municipio de Parácuaro, la décima comunidad que han tomado bajo su control desde su aparición en febrero del año pasado. La nave en la que viajaba Mireles había despegado desde la localidad de Parácuaro esta tarde.

El Gobierno de Michoacán ha informado de que Mireles fue trasladado en helicóptero a la capital de Michoacán, Morelia, esta noche. Sufrió un golpe en el cráneo y además tiene la mandíbula dislocada. Su estado de salud es estable.

En la avioneta que transportaba a Mireles viajaban otras cinco personas, una mujer y cuatro hombres. El piloto que la conducía, de 37 años, murió a consecuencia del accidente, según han informado a través de Facebook la cuenta Valor por Michoacán. Los tripulantes eran miembros de las guardias comunitarias, informa Paula Chouza.

Mireles ha sido, además, el principal portavoz de los grupos de autodefensa. En junio denunció a través de un vídeo las extorsiones y crímenes que comete el cartel de los Caballeros Templarios (que controla el tráfico de drogas en Michoacán) en los pueblos de la región.

A lo largo de los últimos 11 meses, los grupos de autodefensa han avanzado en varias comunidades, de las que expulsan a las policías locales y a los alcaldes (a los que acusan de obedecer las órdenes del narcotráfico). En octubre hicieron una toma pacífica (es decir, sin armas) a Apatzingán, el centro político y económico más importante de la región. Los recibieron con tiros y granadas.

En Michoacán, en 2013, se registraron 990 asesinatos, la mayor cifra desde 1998. La región también es uno de los principales centros de producción de marihuana y metanfetamina, además de un punto fundamental en la ruta del trasiego de drogas hacia Estados Unidos, el mayor consumidor del mundo. En México, desde que en 2006 el entonces presidente Felipe Calderón declarara su ofensiva contra el narcotráfico, han muerto 70.000 personas y otras 30.000 están desaparecidas.