Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo holandés PGGM se suma al boicot contra Israel

La caja de ahorros y pensiones, una de la mayores del país, toma la medida en protesta por las colonias judías en territorio palestino

Logo de la empresa holandesa.
Logo de la empresa holandesa. AFP

La caja de ahorros y pensiones holandesa PGGM, una de las mayores del país, se ha retirado de Israel por motivos éticos. La entidad invertía allí en cinco bancos con sucursales en asentamientos ubicados en la Cisjordania ocupada, pero ha decidido seguir las resoluciones de la ONU, que califica de ilegales las colonias judías en territorio palestino. La decisión, confirmada por la propia PGGM, y de la que se ha hecho eco el diario israelí Haaretz, afecta a los bancos Hapoalim, Leumi, First International Bank of Israel y Mizrahi Tefahot Bank, además del banco Israel Discount. PGGM ha vendido ya todas sus acciones en el quinteto y asegura haber no haber cedido a presiones políticas.

“Hemos dialogado con ellos durante varios años y comprobado que no cambiarán su postura debido a las leyes israelíes. No dejarán de financiar los asentamientos. Como tampoco vislumbramos perspectivas de cambio en el futuro, hemos acabado nuestra relación”, reza el comunicado emitido por el fondo de pensiones. Si bien el monto de esta inversión suma “varias decenas de millones de euros”, PGGM es una de las firmas más poderosas del sector. En total, maneja acciones por valor de unos 150.000 millones de euros. Los bancos afectados han señalado que operan en Cisjordania porque el Gobierno de Israel rechaza la interpretación de sobre los asentamientos hecha por el derecho internacional.

La “responsabilidad social” invocada por la compañía holandesa para abandonar Israel refleja la postura del actual Gobierno de centro-izquierda, que considera la presencia de colonos judíos en territorio palestino “una amenaza para la paz”. A pesar de ello, el Ministerio de Asuntos Exteriores holandés subraya que el paso ha sido dado “de forma independiente y sin mediación nuestra”. El gesto de PGGM se suma a otro similar de la compañía de aguas Vitens, que ha concluido sus relaciones con la israelí Mekorot. El grupo holandés Haskoning DHV, especializado en obras públicas, también se ha apartado de un proyecto de construcción de una depuradora de aguas residuales en Jerusalén Este. El Gobierno israelí ha mostrado ya su malestar por el ambiente “proclive al boicot que parece emanar de Holanda”, según su ministerio de Exteriores.