Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yanúkovich desafía a Occidente con leyes que prohíben las protestas

La jefa de la política exterior europea, Catherine Ashton, critica las medidas, que atentan contra "los derechos fundamentales" de los ucranios

Manifestación de opositores ante la oficina presidencial en Kiev hoy.
Manifestación de opositores ante la oficina presidencial en Kiev hoy. AFP

El presidente ucranio, Viktor Yanúkovich, ha firmado este viernes la entrada en vigor de un paquete de duras leyes que suponen prohibir virtualmente cualquier forma de protesta contra el Gobierno, a pesar del clamor de los gobiernos occidentales, que las han criticado por ser antidemocráticas.

Yanúkovich provocó enormes manifestaciones proeuropeas en la república exsoviética cuando evitó firmar el acuerdo de asociación con la Unión Europea a finales de noviembre a favor de unas relaciones económicas más estrechas con Rusia.

Estas manifestaciones rápidamente se convirtieron en masivas protestas antigubernamentales y sacaron a la calle a cientos de miles de personas en Kiev. Varios cientos de manifestantes están todavía acampados en la plaza de la Independencia y en la principal arteria de la capital. Otros cientos permanecen a 300 de allí, en el Ayuntamiento.

La mano dura empleada por la policía antidisturbios para contener las protestas en diciembre fue condenada por Estados Unidos y Europa. Las nuevas leyes prohíben la instalación de tiendas de campaña sin autorización, escenarios o amplificadores -todos ellos elementos de las protestas que se desarrollan día y noche en la plaza de la Independencia de Kiev. Las personas y organizaciones que faciliten este tipo de material para estas reuniones podrán ser multadas o detenidas. Las leyes prevén hasta 15 años de prisión por "violación masiva" del orden público.

Parece que la decisión de Yanúkovich de firmar rápidamente las leyes añade tensión de cara a una nueva manifestación en Kiev convocada por la oposición el domingo.

"Estoy muy preocupada por lo ocurrido en Kiev", dijo la jefa de la política exterior europea, Catherine Ashton, quien añadió que la legislación restringe los derechos fundamentales de los ciudadanos ucranios". El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier dijo que "la represión no es una respuesta para el debate político".