Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia critica a Occidente por “estimular” las protestas en Ucrania

Lavrov califica de "error" que la ONU retirase la invitación a Irán para la conferencia sobre Siria

Una mujer dialoga con la policía durante una manifestación. Ampliar foto
Una mujer dialoga con la policía durante una manifestación. REUTERS

Rusia ha criticado este martes a Occidente por "estimular" los desórdenes en Ucrania, y al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, por haber anulado la invitación a Irán para participar en las conversaciones de Ginebra 2 sobre Siria.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha afirmado que, de hecho, a Irán se le había exigido como condición preliminar que accediera a ir a Ginebra para comenzar las negociaciones de un cambio de régimen en Siria. "Esto no es correcto", señaló Lavrov. "La iniciativa ruso-estadounidense no contempla el principio de cambio de régimen", ha asegurado refiriéndose a los acuerdos alcanzados en Ginebra en junio de 2012.

Para Lavrov, Ban retiró la invitación presionado por quienes interpretan los citados acuerdos como negociaciones para poner fin al régimen de Bachar el Asad, interpretación que el jefe de la diplomacia rusa calificó de "inescrupulosa". EE UU presionó a Ban con el fin de que Irán no participara en cumbre de Ginebra y el secretario de Estado John Kerry incluso le telefoneó para decirle que Teherán no cumple con los criterios de estas conversaciones. Rusia, por el contrario, ha sostenido desde un principio que Irán debería estar presente en Ginebra, y Lavrov recuerda que el mismo Kerry ha reconocido que Irán debe desempeñar un papel clave en la etapa inicial de la conferencia.

Lavrov ha calificado de "error" el retiro de la invitación, pero, al mismo tiempo, confirma la participación de Rusia y afirma que, a pesar de todo, "no se trata de una catástrofe". La conferencia, que se celebrará este miércoles y a la que asistirán 40 de ministros de exteriores de diferentes países, tendrá principalmente "un carácter ceremonial", ha estimado Lavrov, asegurando que Rusia continuará trabajando por un "diálogo sin precondiciones entre las partes sirias" en conflicto.

El ministro ruso ha señalado que los acontecimientos que se desarrollan los últimos días en Kiev son consecuencia de la política que aplica Occidente con respecto a Ucrania. Los desórdenes, según la información de que dispone el Kremlin, "se estimulan en gran medida desde el extranjero [...] sin siquiera tomar en cuenta los intereses de la misma oposición, porque tratan de provocar la violencia", ha afirmado Lavrov. Y agrega: "Esto es simplemente indecoroso".

 Rusia no desea "apoyar las declaraciones provocadoras sobre una división de Ucrania". "Hacemos todo lo posible para ayudar y no permitir que esto suceda, para estabilizar la situación", ha asegurado Lavrov, para quien "los problemas internos de cualquier Estado, Ucrania incluida, deben resolverse a través del diálogo, en el marco constitucional y sin intervención desde fuera".

Lavrov se ha ofrecido a que Rusia actúe de mediadora en el conflicto ucranio "si se lo solicitan", pero ha subrayado que por el momento no es necesario ya que en Ucrania "hay contactos directos entre el presidente, el Gobierno y la oposición".

Más información