Selecciona Edición
Iniciar sesión

Al Qaeda se separa por completo del grupo yihadista ISIS en Siria

Ayman al Zawahiri reclama al grupo terrorista que deje la lucha contra El Asad en manos de Al Nusra y se concentre en Irak

Ampliar foto
Ayman al-Zawahri, a la izquierda, junto al fallecido líder de Al Qaeda Osama bin Laden, en 1998. AP

Al Qaeda marca distancias con el Estado Islámico de Irak y Levante (ISIS), el grupo yihadista que enarbola la bandera de su causa en Siria, para luchar contra el régimen alauí de Damasco. El comunicado emitido este lunes por el mando central de la organización islamista afirma que Al Qaeda “no tiene ningún vínculo” con el ISIS. “No nos informaron de su creación, ni les damos órdenes ni les asesoramos”, indica el texto que reclama, además, que ponga fin a su lucha en Siria y se centre exclusivamente en Irak, donde el ISIS sí está legítimamente reconocido como el brazo local de Al Qaeda. La noticia ha sido difundida en varios foros yihadistas y recogida por el canal de televisión catarí Al Yazira. La Base indica además que su único portavoz oficial en Siria es el Frente Al Nusra, el grupo yihadista más importante de cuantos han surgido en la oposición al presidente Bachar el Asad.

La nota de la Comandancia Central de Al Qaeda es el colofón a meses de intensos desencuentros y fricciones entre el ISIS y Al Nusra, enfrentados por ser la marca siria del grupo que hoy lidera Ayman al Zawahiri, sucesor de Osama Bin Laden. El ISIS, que tomó el relevo de Al Qaeda en Irak en 2006, decidió en abril pasado saltar la frontera y pelear en Siria. Su líder, Abu Bakr al Bagdad, quiso unirse a Al Nusra en un único bloque, ambos bajo el nombre del Estado Islámico de Irak y Levante. En mayo, Al Zawahiri amonestó a Al Bagdad por inmiscuirse en Siria, donde Al Qaeda ya había elegido a un grupo, Al Nusra, como único rostro y ejecutor de su ideario. Le pidió que se concentrase en Irak. “Tengo que elegir entre el gobierno de Dios y el Estado de Zawahiri, y yo elijo el gobierno de Dios”, fue el desafío que lanzó Al Bagdad en varios comunicados difundidos por redes integristas.

El Estado Islámico de Irak y Levante es el grupo que tiene secuestrados a tres periodistas españoles

El tira y afloja se mantuvo durante meses, en parte aparcado por la influencia creciente del ISIS que, pese a ser un grupo pequeño, es poderoso. Por ejemplo, tomó a mediados del pasado año la ciudad de Raqqa, al norte, un control no conocido antes por otras ramas de Al Qaeda. Sin embargo, la falta de obediencia de su líder -que ya incomodaba a la cúpula de la organización-, el salvajismo que estaba implantando en las villas que lograba conquistar –fusilamientos, decapitaciones, secuestros, tortura- y la aplicación radical de la sharia o ley islámica entre los civiles –cada vez más asustados y reacios a prestarles apoyo- han acabado por llevar a Al Zawahiri a romper lazos con el ISIS.

El comunicado de este lunes se ha entendido como una manera de añadir presión al ISIS para que se concentre finalmente en Irak, donde se ha hecho muy fuerte en los últimos meses, especialmente en la zona de Faluya y Ramadi, donde pelea el control de las ciudades al débil Ejército y a las tribus locales. Ésa es la parcela que le otorga Al Qaeda para que la luche en su nombre, no Siria. La división actual ha dado lugar a un sangriento enfrentamiento entre facciones rebeldes yihadistas más o menos radicales, entre ellas mismas o con rebeldes seculares, sobre todo en el norte de Siria, una guerra dentro de la guerra general que vive el país y que ha dejado desde principios de enero más de 1.800 muertos, según datos del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (OSDH), un grupo opositor a Damasco asentado en Londres.

El Ministerio de Exteriores de Irak calcula que el ISIS tiene unos 12.000 efectivos repartidos entre los dos países. Está por ver ahora cómo reacciona ante el revés de sus pretendidos superiores, si responde encajando el golpe, si permite que se ponga orden en la pelea interna de los islamistas, o fortalece su apuesta por libre, por ejemplo, aumentando los atentados suicidas, una técnica que cada vez usa con más frecuencia, emulando su actividad en Irak. El ISIS tiene en su poder, además, a varios cooperantes y periodistas internacionales, como los españoles Marc Marginedas (El Periódico de Cataluña), Javier Espinosa (El Mundo) y el freelance Ricardo García Vilanova.

Al Qaeda añade al final de su comunicado una idea clásica: reitera que busca unir a la umma, la gran nación musulmana, pero puntualiza que lo quiere hacer “sin arrebatar a los pueblos su derecho a elegir a quién gobierna”, un guiño para allanarse el camino.