EE UU acusa a Rusia de filtrar una conversación entre dos diplomáticos

La grabación de un diálogo entre diplomáticos de EE UU difundida en YouTube eleva la tensión con Rusia

Los diplomáticos debaten sobre cómo sostener a la oposición

"Qué le den a la UE", dice la subsecretaria de Estado Victoria Nuland

Una conversación telefónica sobre Ucrania entre diplomáticos estadounidenses filtrada y publicada en YouTube este jueves ha elevado aún más la tensión en la crisis sobre el futuro del país. En la grabación, Victoria Nuland, secretaria de Estado adjunta para asuntos europeos de EEUU y Geoffrey Pyatt, embajador estadounidense en Kiev, mantienen un esclarecedora conversación en la que se debate la capacidad de algunos líderes de la oposición para participar en un futuro gobierno ucranio; se discute de cómo facilitar que la protesta contra el actual Gobierno cuaje; y se hace una referencia displicente a la Unión Europea.

La Casa Blanca responsabilizó al gobierno ruso de estar detrás de la filtración. Victoria Nuland, secretaria de Estado adjunta para asuntos europeos, se ha disculpado por sus declaraciones, según informó el Departamento de Estado. El Gobierno ruso sostuvo que la conversación demuestra que Washington maniobra para que tome cuerpo un golpe contra el gobierno ucraniano.

La grabación, publicada en YouTube, contiene un diálogo de poco más de cuatro minutos entre Nuland y Pyatt.

Nuland hace referencia durante la conversación telefónica a que la ONU podría nombrar en los próximos días a un nuevo enviado especial para Ucrania y que esto ayudaría a impulsar el final de la crisis ante la supuesta inacción de la UE. "Y ya sabes, que le den a la UE", afirma la secretaria. "Exactamente", contesta el embajador.

Un portavoz del Gobierno alemán ha señalado este viernes que la canciller Merkel considera "totalmente inaceptable" el comentario de Nuland.

Los dos diplomáticos trabajan en la capital ucraniana para impulsar un acuerdo entre el Gobierno y la oposición que ponga fin a la crisis política que afecta al país desde el pasado mes de noviembre. Nuland se reunió este mismo jueves con el presidente Viktor Yanukóvich para intentar reiniciar las conversaciones con la oposición.

El vídeo, titulado “Las marionetas de Maidán”, en referencia a los manifestantes en la plaza de Kiev donde se iniciaron las protestas, fue compartido este martes por un asistente del primer ministro ruso a través de su cuenta de Twitter. En su mensaje anunciaba “unas afirmaciones controvertidas de Nuland acerca de la Unión Europea”. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, aseguró este jueves que “esto dice algo del Gobierno ruso”. Su homóloga en el Departamento de Estado, Jen Psaki, calificó la filtración como “un nuevo punto bajo” de Rusia.

El Departamento de Estado no ha valorado los términos empleados por Nuland alegando que se trataba de una “conversación diplomática privada”. En el audio, Nuland afirma al embajador que considera que Vitaly Klitschko, exboxeador y uno de los líderes de la oposición, no debería formar parte del gobierno ucraniano, como planteaba su presidente el pasado 25 de enero. “No creo que sea necesario, no es una buena idea”, declara Nuland, alegando su falta de experiencia. A continuación, ambos debaten diferentes estrategias para trabajar con otros representantes, como Arseny Yatseniuk y Oleh Tyahnybok.

La secretaria estadounidense añade que la implicación de Naciones Unidas en los diferentes esfuerzos para resolver la crisis de Kiev “ayudaría a soldar” el plan. “Creo que tenemos que hacer algo para que aguante porque si de verdad empieza a ganar altura, los rusos van a trabajar entre bastidores para torpedearlo”, añade el embajador.

La filtración se produce meses después de que Edward Snowden, exempleado de inteligencia de EE UU refugiado ahora en Moscú, desvelara que la Agencia Nacional de Seguridad había grabado conversaciones de numerosos líderes internacionales, entre ellos, la canciller alemana, Angela Merkel. El presidente Obama anunció en enero la cancelación de algunos de los programas más controvertidos y desde la primera filtración alegó que los miembros de la diplomacia estadounidense también son espiados por otros gobiernos.