Dos importantes senadores de EE UU cuestionan la democracia de Argentina

Durante la confirmación del embajador estadounidense en ese país, Bob Menéndez y Marco Rubio pusieron en duda el futuro económico del país

El senador republicano Marco Rubio. / Lauren Victoria Burke (AP)

La audiencia en el Senado para la confirmación del futuro embajador de Estados Unidos en Argentina se convirtió este jueves no solo en un examen en toda regla de los conocimientos, muy escasos y generales, del futuro representante de la Diplomacia estadounidense en el país sudamericano, el empresario Noah Mamet, sino en un despliegue de las preocupaciones que el Gobierno de Cristina Fernández y la deriva económica de la nación suscitan en el Congreso. Dos influyentes senadores estadounidenses pusieron en duda la calidad de la democracia de ese Estado y llegaron a acusar Buenos Aires de ser más insolente con EE UU que Corea del Norte. El Ejecutivo argentino ha criticado las declaraciones de los políticos.

“¿Ha estado alguna vez en Argentina?”, le preguntó a Mamet el senador republicano Marco Rubio, una de las estrellas emergentes del Partido republicano y favorito del Tea Party. El interpelado, un importante donante de las dos campañas electorales del presidente Barack Obama, a las que ha contribuido con un millón de dólares en total, reconoció que jamás había visitado el país. La respuesta fue el detonante para que, tanto Rubio como el demócrata Bob Menéndez, el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la cámara Alta, cuestionaran sus aptitudes y su falta de experiencia para un puesto tan importante en un país “con un riesgo inminente de sufrir una crisis económica”.

La dirección antidemocrática de Argentina me recuerda más a la de Ecuador, Bolivia o Venezuela que a la de México, Chile, Perú o Colombia. Esos sí son aliados. Creo que el Gobierno argentino debe cambiar la actitud que tiene hacia EE UU"

Marco Rubio

Cuando Mamet señaló que consideraba a Argentina “un país aliado con el que existían puntos de desacuerdo fundamentales”, ambos senadores pusieron en duda esa afirmación. “Desde luego que si es un aliado, es uno muy peculiar”, señaló Rubio. “Es un aliado que no paga las obligaciones de los acreedores estadounidenses, que no colabora con nuestro Ejército y que se ha unido con Irán para constituir una comisión de la verdad que reinvestigue los ataques terroristas de 1994 a un centro judío de Buenos Aires [en referencia al atentado contra la sede de la AMIA], respecto de los que el fiscal argentino ya había concluido que habían sido ordenados por el Gobierno iraní. Esas, en mi opinión, no son las acciones que realiza un aliado”, señaló Rubio.

El senador republicano fue mucho más allá y manifestó su preocupación por la deriva democrática de Argentina. “En América Latina hay una tendencia en la que los gobiernos son elegidos por el pueblo pero luego no gobiernan de manera democrática y Argentina es un ejemplo. La dirección antidemocrática de Argentina me recuerda más a la de Ecuador, Bolivia o Venezuela que a la de México, Chile, Perú o Colombia. Esos sí son aliados. Creo que el Gobierno argentino debe cambiar la actitud que tiene hacia EE UU”, señaló Rubio. “Ni siquiera Corea del Norte nos ha tomado el pelo de semejante manera”, aseguró.

El candidato a ser embajador de EE UU en Argentina, Noah Mamet.

El Gobierno argentino ha reaccionado a las críticas de Rubio. El jefe de Gabinete del Gobierno de Fernández, Jorge Capitanich, ha señalado este viernes que el senador no puede afirmar que Argentina no sea un país democrático. “No pueden ser tan prepotentes y soberbios”, ha afirmado.

En la misma línea que Rubio, Menéndez cuestionó los ataques a la libertad de expresión y la falta de independencia judicial que, a su juicio, han sido promovidos por el Gobierno de Fernández. El demócrata fue muy conciso en sus preguntas a Mamet. “¿Qué opina de la posición de Argentina respecto de la propiedad intelectual?”; “Por favor, puede explicar qué vamos a hacer respecto a los Kirchners y su tratamiento discriminatorio hacia el Grupo Clarín?”, señaló en relación a la polémica sobre la Ley de Medios aprobada por el Ejecutivo de Fernández.

Menéndez y Rubio, los únicos miembros del Subcomité de Asuntos Hemisféricos, encargado de la audiencia previa para la confirmación de Mamet, que lo interrogaron, fueron muy claros en que creían que para el puesto de embajador en Argentina se requería a una persona con mucha más preparación y experiencia de la demostrada por el empresario elegido por Obama. Ahora le corresponderá al pleno del Senado votar a favor del nombramiento del embajador.

No pueden ser tan prepotentes y soberbios”

Jorge Capitanich

En EE UU es común que los presidentes premien a sus donantes con puestos en Embajadas en el exterior. En el caso argentino, durante la Administraciones de Reagan, los dos Bush y Clinton, el representante de Washington siempre fue un diplomático de carrera. Obama rompió esa tradición. La actual embajadora, Vilma Socorro, es una abogada de derechos civiles sin experiencia diplomática. Mamet, de 44 años, es el fundador de Noah Mamet & Associates, una consultora política basada en Los Ángeles que ha colaborado con el Partido Demócrata en varias ocasiones.

Pese a ello, Mamet no tiene una buena reputación entre otros donantes de la formación progresista que lo han criticado en el pasado alegando que ha tratado de influir en sus clientes para su propio beneficio político. Ese recelo ha podido pesar en la decisión de Menéndez de retrasar casi siete meses la audiencia de confirmación de Mamet, quien fue designado por Obama para ocupar el cargo de embajador el 30 de julio del año pasado. Desde entonces, otros 24 nominados para puestos semejantes han sido confirmados.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana