Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No basta que te entreguen un cajón cerrado y te digan acá está tu hijo”

La forense argentina Mercedes Doretti, cuyo equipo colabora con México en el análisis de cadáveres no identificados, habla de los retos de esta tarea

Cruz por una mujer no identificada en un memorial de Ciudad Juárez.

Mercedes Doretti (Buenos Aires, 1959) ha ayudado a identificar restos humanos en Argentina, en Perú, en la antigua Yugoslavia después de la guerra, en El Salvador, en Filipinas, en casi cualquier lugar donde revelar el nombre de las víctimas fuese una urgencia nacional. Después de más de tres décadas de trabajo está convencida de que una de las obligaciones de los gobiernos es la transparencia con las familias de los muertos.

"A veces no se trata de problemas técnicos en la identificación sino de credibilidad. A veces hay un celo exagerado sobre la secrecía de los casos, y los familiares son gente a la que le ha pasado lo peor: perder un marido, un hijo, una hija. Y obviamente uno quiere saber qué pasó, cómo murió, cómo lo han identificado. No basta solamente la palabra, que te entreguen un cajón cerrado y te digan acá está tu hijo. Las identificaciones forenses no son actos de fe".

Doretti, una de las fundadoras del reputado Equipo Argentino de Antropología Forense, está en México colaborando con la fiscalía federal en el análisis de los restos de tres masacres de migrantes paradigmáticas de la narcoviolencia del norte del país: las del estado de Tamaulipas (en el mismo municipio, San Fernando, aparecieron 72 cadáveres juntos en 2010 y 193 repartidos en varias fosas en 2011) y la de Cadereyta, estado de Nuevo León, en la que los criminales dejaron tirados de madrugada en una carretera los torsos seccionados de 49 personas. Otro asunto en el que están empezando a ayudar es la identificación definitiva de 13 jóvenes asesinados en México DF en 2013 después de haber sido secuestrados a la salida de una discoteca.

Y justo esta semana ha surgido una controversia sobre otro caso del norte de México. En el estado de Coahuila las autoridades anunciaron el descubrimiento de narcofosas y, tras unos días de información confusa que aún no se ha podido aclarar, las víctimas de la zona han calificado de "farsa" estos trabajos de búsqueda.

En México la tarea es difícil pero posible, y depende enormemente de la voluntad política

Las palabras de un familiar de un desaparecido de Coahuila en una entrevista con este diario reflejan el problema de la falta de credibilidad de las autoridades. "Si nos dicen que son los nuestros, no lo vamos a aceptar, necesitamos pruebas. No es solo que los entreguen y se quiten el problema".

La cuestión de los desaparecidos en México se agudizó durante 2006 y 2012 por los efectos de la estrategia de lucha frontal contra el narcotráfico. El gobierno afirma que en ese periodo fueron asesinados 70.000 ciudadanos, entre los que se han contabilizado alrededor de 25.000 aún sin identificar. Además hubo 26.000 desapariciones que siguen sin resolverse.

Doretti considera que México afronta un reto complejo, y pone el caso de Argentina como ejemplo del trayecto que le queda a ese país. "Nosotros pasamos por una situación parecida, con un muy alto número de desaparecidos. Tuvimos que implementar un banco nacional de datos de familiares de desaparecidos y un programa de exhumaciones que duró muchos años. Todo esto implica un fortalecimiento que lleva tiempo. La tarea es difícil pero posible, y depende enormemente de la voluntad política".

Aparte de la situación específica de México, la forense argentina habla del programa regional que está desarrollando su equipo. El Proyecto Frontera. Se trata de una red de bancos de datos que están estableciendo en todo el corredor migratorio americano, desde los países centroamericanos de origen hasta el destino mayoritario, el sur de Estados Unidos, pasando por México, el amplio terreno intermedio.

Los bancos implican la labor conjunta de organismos públicos y ONG de cada país. En ellos se recogen datos de los desaparecidos con entrevistas a los familiares y también muestras de ADN. Doretti explica que no existe un sistema interregional de cruce de información. En el que están desarrollando ellos, que empezó a funcionar en 2011, ya tienen integrados 633 casos, y han logrado identificar a 67 migrantes. 

Su equipo lleva un plan interregional de identificación de migrantes

Su ambición es que el Proyecto Frontera llegue a tener el calado y el apoyo suficientes para resolver la situación actual, en la que la mayoría de migrantes de los que se pierde el rastro se esfuman para siempre en un agujero negro de desinterés general e ineficiencia institucional.

La forense advierte de que los problemas no solo suceden en los países en desarrollo, sino también en algunas localidades con pocos recursos de Estados Unidos.

Pone el ejemplo del condado de Brooks (Tejas), donde en 2012 se encontraron 127 cadáveres de migrantes y no dispone siquiera de una morgue. Por entonces, si no lograban identificar los cuerpos los enterraban en una fosa. Cuando se supo lo que pasaba vinieron las protestas y desde hace unos meses Brooks envía sus cuerpos a otro condado donde hay morgue.

Pero muchos otros condados tejanos siguen en la situación en la que estaba Brooks: cada cadáver anónimo se va para un agujero y ahí se cierra la historia de una persona que cruzó miles de kilómetros para prosperar y que alguna vez tuvo un nombre.

Más información