Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las fotos trucadas de Fidel Castro

La agencia AP decide eliminar de su archivo siete imágenes cedidas por el Gobierno cubano que han sido manipuladas

Comparativa de la agencia AP de fotos de Castro originales y alteradas.

Aparecen Fidel Castro a la derecha y Cristina Fernández a la izquierda, sentados en un salón de la residencia del líder cubano; Fidel hablándole a Cristina, frente a frente, y la esposa de él, Dalia Soto del Valle, sentada en medio de ambos. Esta y otro grupo de fotografías tomadas el pasado 26 de enero y distribuidas por el Gobierno de La Habana, han sido alteradas digitalmente, según ha informado este lunes por la tarde la agencia de noticias Associated Press, para borrar de la oreja izquierda del octogenario líder cubano un aparato auditivo para la sordera.

“Hemos concluido que algunas de las fotografías oficiales de Fidel Castro fueron manipuladas. Remover elementos de una fotografía es completamente inaceptable y es una clara violación de los estándares de AP”, ha dicho este lunes Santiago Lyon, vicepresidente y director de fotografía de la agencia, a través de un comunicado en el que la empresa informa su decisión de eliminar siete imágenes oficiales de Fidel Castro de su archivo y de someter a escrutinio otras 150 fotografías cedidas por el Gobierno de La Habana durante los últimos años.

Las fotos a las que se refiere Lyon fueron entregadas por la agencia estatal Estudios Revolución durante la celebración de la reciente cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) en La Habana; esta entidad se encarga de distribuir fotografías oficiales de la nomenclatura cubana a los servicios de prensa oficiales e internacionales que, a su vez, retransmiten este material a sus clientes en todo el mundo.

“La política de la agencia de noticias es utilizar fotografías cedidas solo cuando no hay otra opción y en ese, someterlas a un cuidadoso escrutinio para comprobar posible manipulación”, continúa el comunicado de la agencia.

Fue durante una de estas revisiones cuando los editores notaron la primera anomalía en una imagen de una reunión entre Fidel Castro y el presidente de Ecuador, Rafael Correa, con fecha del 29 de enero pasado. “AP adquirió las imágenes originales en alta resolución del archivo de Alex Castro, hijo del líder cubano. El original muestra claramente un delgado cable escurriéndose en el oído de Fidel Castro, que no aparece en las fotos alteradas, distribuidas a través de Estudios Revolución”, ha explicado la agencia.

Alex Castro ha captado la mayoría de las imágenes de su padre, ahora de 87 años, que han sido publicadas y distribuidas por las agencias oficiales cubanas desde 2006, cuando la enfermedad obligó a Fidel Castro a ceder el poder a su hermano Raúl y retirarse de la escena pública. El hijo del expresidente cubano ha dicho a la AP que no estaba al tanto de que sus fotografías hubiesen sido manipuladas.

En aquel momento, la agencia decidió no transmitir la imagen de Fidel Castro y Rafael Correa. Pero sí retransmitió la fotografía donde aparecen Castro y la presidenta Fernández, junto a otras que, luego de ser revisadas, muestran signos similares de manipulación. Associated Press ha informado al Gobierno cubano de su decisión de eliminar este material, pero no ha recibido ninguna respuesta pública.

Un escándalo similar ocurrió a fines de enero en República Dominicana cuando el fotógrafo de la agencia española EFE, Orlando Barría, advirtió que la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) había alterado una foto de grupo para eliminar de ella la cabeza del ex nuncio Josef Wesolowski –investigado en el Vaticano por pederastia- y sustituirla por la de otro sacerdote. La CED admitió el pasado 6 de febrero, a través de un comunicado, que manipular de las imágenes ha sido su costumbre desde hace al menos cinco años “ya sea colocando a los obispos nuevos, omitiendo los fallecidos o a los que por alguna otra causa dejan de pertenecer a la Institución (…) hasta tanto podamos realizar una nueva fotografía con la presencia de todos los obispos”.