Selecciona Edición
Iniciar sesión

Bruselas ofrece 11.000 millones a Ucrania para alejarla de la quiebra

La ayuda europea, la mitad de lo que pedía Kiev, se entregaría en dos años y se suma a los 1.000 millones propuestos por EE UU

El presidente de la Comisión Europea anuncia medidas de apoyo al Gobierno interino ucranio. reuters live!

La Unión Europea ha puesto sobre la mesa 11.000 millones de euros para paliar la débil situación económica de Ucrania. Con la solemnidad que requiere el mayor desafío estratégico que ha afrontado Europa en muchos años, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, anunció este miércoles ese amplio paquete de ayuda. Pese a todo, la oferta apenas alcanza la mitad de lo que pedía Ucrania para evitar la quiebra. El objetivo es que el apoyo europeo se vea complementado por los 1.000 millones de dólares (730 millones de euros) que ha prometido Estados Unidos y por el préstamo que negocia el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esa ayuda extraordinaria era esperada con impaciencia por las autoridades ucranias para lograr un mayor anclaje europeo del país en detrimento del vínculo con Rusia, que en diciembre había concedido 15.000 millones de dólares (equivalente en euros a la cantidad que ha dispuesto ahora la UE) al Gobierno de Víctor Yanukóvich. Pero Moscú solo llegó a desembolsar 3.000, lo que dejó a Ucrania desasistida.

Apelando a ese mensaje de paz y estabilidad, Barroso pidió apoyo a los Estados miembros, a los organismos internacionales (FMI, Banco Mundial) y países ajenos a la UE. “Es la primera vez en muchos años que tenemos la percepción de una amenaza real a la estabilidad y la paz global”, subrayó en conferencia de prensa. Occidente observa el episodio ucranio con gran dramatismo por la capacidad que sus dirigentes le atribuyen para romper el orden mundial que impera desde la caída del Muro de Berlín.

El paquete combina préstamos y ayudas a fondo perdido a corto, medio y largo plazo. La partida más inmediata consta de 610 millones de euros en préstamos ya comprometidos que podrían abonarse “en los próximos días”, aunque requieren un acuerdo previo del Gobierno ucranio con el FMI. A esta cantidad se le sumarían otros 1.000 millones disponibles en un plazo de dos años dentro del programa de europeo de asistencia financiera.

Dentro del presupuesto comunitario, el Ejecutivo de la UE ha dispuesto también 1.400 millones de euros en ayudas a fondo perdido, que se suministrarían en el periodo 2014-2020. El objetivo es asistir al país en su desarrollo económico, la reforma de la justicia y el respeto a los derechos humanos, pues la Comisión Europea cree que la ayuda no surtirá efecto si no lleva aparejadas reformas de calado.

Más allá de esa partida, el grueso del paquete (8.000 millones de euros) consiste en préstamos ventajosos del Banco Europeo para la Reconstrucción y del Banco Europeo de Inversiones. En este caso, los plazos son más dilatados, pues estos instrumentos comunitarios requieren de proyectos concretos que financiar (por ejemplo, la construcción de infraestructuras). Fuentes comunitarias aseguran que se trata de “estimaciones conservadoras” y que la financiación podría aumentar fácilmente.

Ese incremento potencial de los créditos disponibles se aplica también a una de las partidas incluidas en las ayudas a fondo perdido, que Ucrania podría utilizar como garantía para obtener préstamos de otras instituciones y que podrían añadir potencialmente otros 3.500 millones a los 11.000 ya prometidos. Todas las ayudas están sometidas a ciertas condiciones, aunque Barroso matizó que si el país pacta un préstamo millonario con el FMI, la Comisión Europea lo consideraría garantía suficiente para sus propias ayudas y no exigiría nuevos requisitos.

Más allá del dinero, Bruselas quiere mostrar a los ucranios las ventajas de asociarse a Occidente. Por ese motivo ofrecen acelerar las ventajas comerciales que el país vecino habría obtenido de haber firmado el acuerdo de asociación que rechazaron en noviembre y que fue el origen de todas las revueltas en Kiev. Si las nuevas autoridades están dispuestas a firmarlo, la Comisión aplicará rápidamente esas cláusulas de libre comercio. Los técnicos comunitarios calculan que los exportadores ucranios a la UE ahorrarían 500 millones de euros al año por la reducción de los aranceles, mientras la agricultura lograría unas ganancias de 400 millones.

Para evitar que Rusia penalice a Ucrania a través de las exportaciones de gas, la UE se compromete a suministrar directamente una cierta cantidad de energía de la que compran los países comunitarios a Rusia y a otros proveedores. Otro aliciente para las nuevas autoridades consiste en facilitar los desplazamientos entre los dos territorios, por ejemplo, eliminando el coste de los visados para ciertos grupos de ciudadanos.

Este amplio paquete deberá ser ratificado el jueves por los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre extraordinaria que celebrarán en Bruselas.

Además de ofrecer ayuda, los Estados miembros aprobaron ayer las primeras medidas de sanción contra los responsables del desastre en el país vecino. La UE ha congelado los activos de 18 funcionarios ucranios responsables de malversación de fondos estatales en el país durante el Gobierno de Yanukóvich. Los nombres se harán públicos el jueves.

Más información