El Salvador, en vilo ante el apretado resultado electoral

El partido derechista Arena denuncia “fraude” en el recuento del Tribunal Electoral. Con el 100% de los votos escrutados, el partido gobernante, el izquierdista FMLN ha superado a su rival por dos décimas

Salvador Sánchez Cerén acude a votar este domingo. / REUTERS

El apretado resultado electoral de este domingo en las presidenciales ha elevado la tensión en El Salvador. El partido derechista Arena, que perdió en 2009 su predominio tradicional del poder, ha denunciado en un tono agresivo un “fraude” en el conteo de votos. Ya con el 100% de los votos escrutados, el partido gobernante, el izquierdista FMLN, supera por dos décimas a Arena: 50,11% frente a 49,89. A las once de la noche, dos horas después de que el candidato de la derecha, Norman Quijano, echase sobre los comicios la sombra del fraude, el Tribunal Electoral ha atestiguado que la tendencia apunta de una manera “clara” a la victoria del Frente, aunque ha subrayado que no se podrá declarar un ganador oficial hasta que se complete el recuento final, que empezará este lunes y terminará, como muy tarde, el miércoles.

La reacción de Arena ha sido destemplada. Sobre las nueve de la noche, Quijano, de 67 años, dio ante sus seguidores un discurso en el que desautorizó a la autoridad electoral. “No hay tribunal que valga que nos pueda arrebatar esta victoria”, dijo. Sus palabras fueron subiendo de tono durante la comparecencia: “No vamos a permitir fraudes al estilo chavista como en Venezuela, aquí estamos en El Salvador”, declaró el candidato de Arena, que afirmó que el Tribunal Electoral está “vendido a la dictadura chavista”.

Quijano, entre los vítores de sus partidarios, ha llevado su escalada verbal hasta el punto de decir que Arena y sus seguidores están “decididos a defender la victoria si es preciso con nuestras vidas”, y ha advertido de que el Ejército “está pendiente de este fraude”.

Con intención de despejar dudas, el presidente del Tribunal Electoral, Eugenio Chica, detalló en su intervención de las once los resultados provisionales. El FMLN ha obtenido 1.494.144 votos. Arena, 1.487.510. La diferencia ha sido exigua: 6.634 votos de diferencia. El magistrado precisó que aún faltaban por contar 10 actas, si bien no son una cantidad que pueda revertir la tendencia de la victoria del FMLN. Chica reiteró que no habrá ganador oficial hasta el recuento definitivo, y calificó el proceso electoral de “transparente, robusto y legítimo”.

El candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, el excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén, de 69 años, fue la última figura clave en comparecer, sobre las once y cuatro de la noche. Sánchez Cerén, vicepresidente durante el gobierno del actual presidente, Mauricio Funes, dijo que la tendencia “ya no se modificará” y que se debe “respetar la voluntad del pueblo salvadoreño”. El candidato del FMLN, un hombre parco, poco expresivo, sonreía pero mostraba cansancio, sobre todo en el tono de voz. Sánchez Cerén reivindicó su triunfo y criticó a Norman Quijano implícitamente por su discurso anterior: “Le quiero decir a aquellos que incitan a la violencia que se equivocan de camino: este pueblo ya decidió continuar por la ruta del cambio, ya no lo detienen a este pueblo, ya no lo detienen. Y entendemos el mensaje del pueblo, que tenemos que buscar el entendimiento con todos los sectores, porque juntos, gobierno, empresarios y pueblo vamos a hacer las grandes transformaciones que necesita El Salvador”.

Más allá de la beligerante reacción de Arena, este resultado provisional ha sido una sorpresa inesperada. Las encuestas pronosticaban que el Frente lograría al menos un 10% más de votos que Arena. El pasado 2 de febrero, en la primera vuelta, a la que se presentaron cinco partidos, el Frente había tenido un 49% de los votos y el partido de la derecha, un 39%. En base a ese precedente y de acuerdo con los sondeos, todo hacía indicar que la izquierda lograría su segundo mandato consecutivo con holgura. Este domingo el voto de los salvadoreños ha desmontado las previsiones, y hasta que finalice el recuento que debe iniciar mañana no se confirmará oficialmente la victoria in extremis del FMLN.

Un país dividido entre dos partidos

El FMLN ganó sus primeras elecciones en 2009 e intenta enlazar su segundo mandato presidencial, lo que certificaría el giro a la izquierda de El Salvador. La derecha, que ha perdido su predominio tradicional, procura regresar al poder desde la oposición.

El Frente fue la guerrilla marxista que combatió en la guerra civil de los años ochenta contra los sectores ultraconservadores de la élite política, militar y empresarial. Tras los Acuerdos de Paz de 1992 se convirtió en partido político, pero las tres primeras elecciones después de la guerra las ganó Arena.

La izquierda llegó al poder hace cinco años con la victoria de Mauricio Funes. Desde entonces el FMLN ha apostado por las políticas sociales. Su plan más significado ha sido darle uniformes, útiles escolares y vasos de leche a los niños de familias pobres para alimentarlos y para que sus familias no los saquen de la escuela para ahorrar.

De los 6.200.000 habitantes de El Salvador, un 34,5% vive en la pobreza. En esta sociedad marcada desde sus orígenes por la inequidad entre minorías poderosas y una masa sin recursos ni educación, el lema del Frente ha sido combatir la desigualdad socioeconómica. Esa política social se ha notado entre las clases humildes y el Frente ha llegado a estas elecciones confiado en el apoyo popular, aunque el desarrollo macroeconómico del país durante su gobierno ha sido limitado: en 2013 su crecimiento fue de 1,7%, el tercero menor de Latinoamérica.

Arena se ha presentado como la opción natural para impulsar el mercado, pero se ha cuidado de prometer que también hará políticas sociales. Lentamente, la derecha ha ido asumiendo que debe regenerarse si no quiere fosilizarse, y todavía dentro de su esquema neoliberal y ultrareligioso, ha ido matizando el discurso.

Eso ha hecho Quijano en lo económico y también en lo relativo a la inseguridad: dado que el Frente ha apoyado una tregua entre pandillas, que ha atenuado la epidemia homicida, el candidato de Arena empezó su campaña anunciando que se enfrentaría a las bandas solo con mano dura pero luego ha ido cambiando hacia una propuesta de prevención social del delito.

Dos décadas después del final de la guerra El Salvador sigue siendo una sociedad polarizada entre izquierda y derecha, pero la trayectoria de ambos bandos, la del Frente, una izquierda ya institucionalizada, y la de Arena, con un pie en el pasado y otro que se estira hacia la centroderecha, abren la esperanza de que la reconciliación nacional del país se concrete pronto en un escenario político de diálogo, en una domesticación democrática de sus impulsos de confrontación.

El fantasma de Venezuela

P. DE LL. / J. J. DALTON, San Salvador

Durante la campaña, la derecha salvadoreña ha agitado el fantasma del chavismo. Quijano ha reiterado que el proyecto del FMLN es igual que el de la llamada revolución bolivariana de Venezuela. "La elección del próximo 9 de marzo es entre la libertad y la dictadura", dijo al cierre de la campaña para esta segunda vuelta.

Esta noche, Quijano ha acusado al Tribunal Electoral de estar subordinado "a la dictadura chavista". Su candidato a vicepresidente, René Portillo Cuadra, tomó la palabra después y repitió con furor la misma idea que ya había pronunciado su líder: "Aquí no es Venezuela, esto es El Salvador".

En la prensa conservadora también se ha identificado al FMLN con el gobierno venezolano. Este viernes, el Diario de Hoy, uno de los diarios más leídos de El Salvador, titulaba su editorial No te expongas a perder el privilegio de vivir en libertad. En el texto, se exponía lo siguiente: "La libertad que Dios otorga al hombre como un derecho natural está en grave riesgo de perderse como la han perdido los venezolanos y es la tragedia de centenares de millones de personas que sufren bajo dictaduras".

En enero, Mauricio Funes, el actual presidente del gobierno, ofrecía en una entrevista con EL PAÍS su visión de la analogía entre Venezuela y los planes de su partido para El Salvador: "El FMLN es un equipo pragmático que se ha adaptado a las nuevas circunstancias. Sánchez Cerén es un comandante histórico del FMLN que tiene una formación marxista, pero eso no significa que no haya aprendido a gobernar. Se ha dado cuenta de lo que es posible hacer y de lo que no se puede hacer. No se puede instalar un régimen como el cubano o el venezolano, no podemos tener un enfrentamiento con Estados Unidos siendo que la tercera parte de nuestra población vive allí".

La principal relación de El Salvador con Venezuela es la empresa Alba, una compañía integrada por Petróleos de Venezuela y un grupo alcaldías salvadoreñas dirigidas por el FMLN, pero sin relación con el gobierno central. Alba tiene una red de distribución de gasolina y de productos derivados del petróleo, y a ella están vinculadas otras empresas de otros ramos, como la alimentación, los medicamentos y las finanzas.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana