Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una senadora acusa a la CIA de espiar los ordenadores de su comité de trabajo

Dianne Feinstein dice que la Agencia de espionaje eliminó documentos de un informe sobre el programa de detenciones secretas

Dianne Feinstein.
Dianne Feinstein.

Por primera vez y públicamente, la presidenta del Comité de inteligencia del Senado de Estados Unidos, Dianne Feinstein, ha acusado hoy martes a la CIA de haber espiado una investigación que su comisión llevaba a cabo así como de haber eliminado secretamente de ordenadores documentos de un informe que estaban realizando sobre el controvertido programa de detenciones secretas al que el presidente Barack Obama puso fin de forma oficial en enero de 2009.

Denunciando que la separación de poderes ha quedado violada, así como la Cuarta Enmienda de la Constitución americana –aquella que prohíbe registros y detenciones arbitrarias-, Feinstein ha asegurado ante sus colegas y la prensa que no piensa “tomar el asunto a la ligera” y que tras ser informada a mediados de enero de lo sucedido pidió a la Agencia que se disculpara y reconociese su mala conducta, algo que no ha sucedido hasta el momento.

Por el contrario, John Brennan, director de la CIA, ha negado hoy de forma categórica que la agencia de inteligencia haya espiado los ordenadores del Comité que preside la senadora demócrata. “No puede estar más alejado de la verdad”, ha dicho Brennan durante una conferencia ofrecida en un grupo de estudios en Washington. “La CIA no ha espiado de manera alguna ni al Comité ni al Senado”, ha subrayado.

Tras admitir que se cometieron “errores” durante los llamados programas de detención, Brennan aseguró que quería dejar ese capítulo atrás de una vez por todas, entre otras cosas porque esos programas hace ya “cinco años que no existen”. Para quitar peso a las duras acusaciones de la senadora, el actual director de la CIA reconoció que no siempre está de acuerdo con lo que se hace en el Capitolio y que a menudo tiene con los congresistas “discusiones animadas y deportivas”.

Hasta el momento, Feinstein había guardado silencio y mantenido una actitud muy discreta a la hora de solicitar una disculpa a la agencia de espionaje pero hoy ha explicado en el Senado que en 2010 la CIA accedió a los archivos de su personal

Hasta el momento, Feinstein había guardado silencio y mantenido una actitud muy discreta a la hora de solicitar una disculpa a la agencia de espionaje pero hoy ha explicado en el Senado que en 2010 la CIA accedió a los archivos de su personal durante la investigación que realizaban sobre los programas de detención e interrogación y cuando era director de la CIA Leon Panetta. Entonces, Panetta recomendó a los miembros del Comité que revisaran los documentos relacionados con el programa en un lugar con alta seguridad de Virginia, a las afueras de Washington.

Según Feinstein, a pesar de que Panetta les prometió que no sucedería, el sistema de ordenadores fue controlado por al Agencia de Langley. Meses después de iniciada la investigación, algunos miembros del equipo de trabajo se dieron cuenta de que parte de los archivos con los que habían trabajado no estaban ya accesibles y poco después desaparecieron.

A partir de ahí, y siempre según la senadora, la CIA acusó primero a personal ajeno a la Agencia de haber eliminado los archivos y luego dijo que los habían borrado por orden directa de la Casa Blanca, que niega cualquier implicación en lo sucedido. Hoy martes, la Casa Blanca, a través de su portavoz, ha declarado tomarse muy en serio el asunto pero ha querido recalcar que lo que se está investigando tiene que ver con la anterior Administración. “Se trata de un asunto que se remonta a 2009 y que tienen que ver con los procedimientos que determinan la relación entre el Comité y la CIA y que están siendo investigados por el Departamento de Justicia y el Inspector General de la Agencia, David Buckley”, ha informado Jay Carney.

“Esta mañana, el director de la CIA ha asegurado que si encuentra que miembros de la Agencia han actuado incorrectamente llegará hasta el fondo del asunto y en eso el presidente está de acuerdo”, ha concluido el portavoz de la Casa Blanca antes de decir que Brennan tiene toda “la confianza” del presidente.

El Comité de Inteligencia concluyó sus años de investigación sobre los programas de detención en 2012. Pero sus conclusiones no fueron entonces públicas y la CIA solicitó el verano pasado tiempo para que pudiera incluirse su respuesta. A principios del pasado otoño se revisaron de nuevo las más de 6.000 páginas de las que consta el informe y hasta la fecha no se sabe si algún dia verá la luz, ya que el presidente puede optar por mantenerlo confidencial por motivos de seguridad nacional.