Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Raúl no es Fidel

El presidente cubano, a diferencia de su hermano, se preocupó desde un principio por las instituciones

“Cuba no está cambiando. Cuba está reafirmando su posición, sus ideales, sus objetivos. El que está cambiando es el mundo”, afirmaba Fidel Castro en 1998. Con la llamada actualización Cuba rectifica políticas que a lo largo de décadas dejaron pocos logros económicos. Ya no se puede decir que la élite esté paralizada como lo estuvo a partir de 1995 hasta que la salud postró al Comandante.

No obstante, es lógico preguntarse si las reformas son irreversibles. Después de todo, La Habana tiene una larga historia de alterar políticas de la noche a la mañana. Raúl Castro, sin embargo, no es como su hermano. Desde el principio se preocupó por las instituciones —verticales y unísonas— pero instituciones al fin y al cabo.

Afortunadamente, no puede gobernar por la fuerza de su personalidad y, por tanto, si se diera la marcha atrás, sería por consenso de la élite y no de sopetón por voluntad unipersonal. El que Rusia y México renegociaran la deuda en condiciones favorables para La Habana así como la inversión de 1,000 millones de dólares de Brasil en el puerto del Mariel son indicios de que al menos estos tres países confían en la perdurabilidad de la reformas.

Empero Raúl y los históricos están entre la espada y la pared. Ante todo no pueden ser ellos los que pierdan el poder otrora revolucionario. A la par se escudan tras el legado fidelista pues no hay otro si bien el Comandante nunca colocó en el centro de sus políticas los intereses cotidianos de los cubanos y las cubanas de a pie. Sus zigzagueos se daban invariablemente contra la liberalización económica como sucedió a mediados de los 90. Para Fidel la constancia ideológica valía más que mejorar la vida de la gente.

El nacionalismo y la esperanza de que una Cuba mejor era posible impulsaron el apoyo popular a la revolución en 1959. Incluso después de que la plaza pública admitiera solo a los revolucionarios y la oposición fuera encarcelada, fusilada, exiliada o silenciada, la mayoría respaldaba el proyecto revolucionario.

Así y todo, el nacionalismo cubano también fue lastimado. La década del 60 se perdió por descalabros económicos y, sobre todo, por el desgaste emocional de la gente. Alguna vez Carlos Rafael Rodríguez (1913-1997) usó la frase “resignación de apoyo” para representar a los cubanos de entonces.

La economía repuntó solo porque Moscú impuso condiciones a los subsidios que proporcionaba a La Habana. Fue en los 70 y principios de los 80 cuando el pueblo por fin mejoró algo su vida cotidiana. Sin embargo, esa mejoría no se pudo mantener.

En 1986, el Comandante dio otro viraje con la “rectificación de errores” aunque la sabiduría popular prefirió llamarla la ratificación de errores. Cuba enfrentó las caídas del Muro de Berlín y de la Unión Soviética en la peor penuria económica desde los años 30. A fines de los 90 llega Hugo Chávez al poder y poco después el petróleo venezolano fluía a la Isla. La URSS y luego Chávez permitieron a Cuba sobrevivir con recursos ajenos. Los primeros se acabaron hace rato y los de Caracas puede que tengan los días contados.

Las reformas impulsadas por Raúl buscan aliviar la vida material a la gente. No pocos lo logran con el trabajo por cuenta propia que, a su vez, facilita bienes y servicios que el Estado jamás consiguió. Hasta el momento, sin embargo, las reformas no han atenuado la angustia de poner la mesa con las tres comidas del día. Además han agudizado las diferencias sociales, raciales y regionales.

Cuba, en efecto, está cambiando pero no del todo. Sin una economía productiva basada en el esfuerzo propio, la soberanía nacional no es sostenible ni tampoco la unificación de la moneda. Sobre todo, sin una ciudadanía soberana, una Cuba mejor no será posible si es que los cubanos de ahora guardan esa ilusión. En pocas palabras, las libertades y los derechos nos pertenecen a todos por nuestra condición humana e incumbe a los gobiernos garantizarlos a la ciudadanía.

En ese sentido, Raúl y su hermano son iguales.