La exministra Ana Palacio defenderá a Berlusconi ante Estrasburgo

"Tiene todo el derecho a presentarse a las elecciones", asegura la exministra de Exteriores

El magnate no puede aspirar a un escaño en Europa al haber sido condenado

Ampliar foto
El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en Roma en febrero pasado. AFP

“Al impedirles votar a Silvio Berlusconi en las próximas elecciones europeas, se están violando los derechos como electores de los ciudadanos italianos”. Así de tajante se mostraba este martes, en conversación telefónica con este periódico, la exministra de Asuntos Exteriores Ana Palacio, actual consejera electiva del Consejo de Estado y, desde hace unos días, abogada del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi. “Estoy convencida de que hasta que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo no resuelva el recurso presentado por Berlusconi contra su expulsión del Senado en virtud de la llamada ley Severino [que prohíbe la presencia en el Parlamento de políticos condenados a más de dos años de prisión], el líder de Forza Italia tiene todo el derecho a presentarse a las elecciones y ser votado”.

Ana Palacio tenía previsto darse a conocer el miércoles como abogada de Berlusconi al anunciar en Estrasburgo la presentación de una nueva instancia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para que dictara una media que obligara al Estado italiano a permitir la candidatura europea de Berlusconi. “Pero lo que es increíble”, se queja la exministra del Gobierno de José María Aznar, “es que ya la hayan rechazado en menos de 24 horas, sin que siquiera la haya visto un juez y teniendo en cuenta solo la documentación parcial que enviamos por fax. Es increíble, y por eso mañana [por el miércoles] voy a comparecer para explicar el asunto en Estrasburgo”.

Según la ley Severino, aprobada durante el Gobierno de Mario Monti con los votos incluidos del Pueblo de la Libertad (PDL), el partido que entonces lideraba Berlusconi, ningún político condenado en firme a más de dos años puede conservar su escaño, y el ex primer ministro fue condenado a cuatro años de prisión y seis de inhabilitación para ejercer cargo público por un delito de fraude fiscal en el llamado caso Mediaset. De hecho, el jueves está previsto que un tribunal de Milán decida finalmente si Berlusconi descuenta su pena –que se redujo de cuatro años a uno en virtud de una amnistía aprobada durante el Gobierno de Romano Prodi— en arresto domiciliario o prestando servicios a la comunidad.

Según Ana Palacio, los primeros contactos para que ella defendiera a Berlusconi partieron de un grupo de parlamentarios europeos de Forza Italia a los que se unieron después “cerca de 4.000 personas más”. Según la exdiputada nacional del Partido Popular (PP), exeuroparlamentaria y exvicepresidenta del Banco Mundial, la representatividad política del líder del centroderecha italiano está fuera de toda duda. “La prueba la tiene usted en que el señor Renzi, cuando quiso pactar la ley electoral, a quien llamó fue a Silvio Berlusconi, otorgándole el poder de representación y liderazgo que sin duda sigue teniendo”.