Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Ernesto Laclau, referente intelectual del kirchnerismo

Laclau, estudioso del socialismo, era profesor de Teoría Política en la Universidad de Essex

El pensador Ernesto Laclau.
El pensador Ernesto Laclau. TÉLAM

Ernesto Laclau, el politólogo que sirvió como referente intelectual a los presidentes Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández, falleció el Domingo de Ramos en Sevilla a los 78 años. Laclau, que llevaba 45 años viviendo en Londres, acudió a Sevilla para pronunciar una conferencia acompañado por su esposa, la filósofa belga Chantal Mouffe. Laclau se levantó por la mañana temprano, caminó por Sevilla, se dio un baño en la piscina del hotel antes de que le sobreviniera el infarto que le provocó la muerte.

Laclau era profesor de Teoría Política en la Universidad de Essex. Fue un estudioso de la obra de Carlos Marx y de Antonio Gramsci, amigo del historiador británico marxista Eric Hobsbawm y autor de los libros La razón populista y Hegemonía y estrategia socialista. Sus críticos lo consideran el inspirador de la política de confrontación que ha caracterizado al Gobierno de Cristina Fernández en los últimos años. En su última entrevista con la agencia oficial argentina Télam, publicada el 17 de febrero, Laclau afirmó que la democracia conlleva una idea de confrontación que “debe ser encausada en el marco de un juego institucional, y en este contexto, debe darse la batalla por las ideas”.

Era partidario de la reelección indefinida. “Sé que a ella [Cristina Fernández], no le gusta que se mencione el tema”, afirmó en una entrevista publicada en 2011 en Página 12, “pero me parece que una democracia real en Latinoamérica se basa en la reelección indefinida. Una vez que se construyó toda posibilidad de proceso de cambio en torno de cierto nombre, si ese nombre desaparece, el sistema se vuelve vulnerable”.

En cuanto a posibles sucesores de Cristina Fernández, Laclau aportaba nombres que hoy no aparecen ni remotamente en ninguna lista como posibles presidenciables para las elecciones de 2015: el actual ministro de Defensa, Agustín Rossi, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el vicepresidente del Gobierno, Amado Boudou, imputado por enriquecimiento ilícito y tráfico de influencia.

No se sentía a sí mismo como argentino, sino como latinoamericano. En 2011 sostenía que la izquierda real de Argentina era el kirchnerismo. Y, hasta el día de su muerte, nunca desdijo tal afirmación.