El canal venezolano Globovisión censura una entrevista con Vargas Llosa

Algunas partes del programa fue mutiladas por presiones. La decisión provocó la renuncia de la periodista que condujo la conversación. El canal cambió recientemente de dueños

Captura de uno de los momentos de la entrevista.

Los ecos de la reciente visita de Mario Vargas Llosa a Venezuela aún se escuchan. Este martes, la cadena local de noticias Globovisión, adquirida hace un año por capitales vinculados con el Gobierno, decidió transmitir después de muchas vacilaciones una entrevista de la periodista Shirley Varnagy al Nobel peruano. Cuando se acercaba el fin del segundo bloque, la moderadora le preguntó al escritor sobre Hugo Chávez a partir de un dilema que 15 años atrás, en una crónica llamada El enigma de los dos Chávez, Gabriel García Márquez se había planteado sobre el entonces presidente electo: “Mientras se alejaba entre sus escoltas de militares condecorados y amigos de la primera hora, me estremeció la inspiración de que había viajado y conversado a gusto con dos hombres opuestos. Uno a quien la suerte empedernida le ofrecía la oportunidad de salvar a su país. Y el otro, un ilusionista, que podía pasar a la historia como un déspota más”. 

 

La respuesta nunca se conoció. La estación decidió suprimir el último bloque de declaraciones y colocar la emisión estelar de su noticiero. Para la conductora, que estaba en su casa viendo el programa que ella misma había ensamblado junto a su equipo por la trascendencia del personaje, esa salida antitelevisiva era una evidente muestra de censura y pidió explicaciones. Le respondieron en principio que los problemas técnicos lo habían impedido aunque luego, con el paso de los días, ese argumento terminaría por ceder frente a su primera intuición. 

Ayer (por el martes) no transmitieron la entrevista completa que le hice a Mario Vargas Llosa. No haré silencio en mi espacio, hasta hoy trabajé en Globovisión”

Shirley Varnagy en Twitter


La explicación coronaba una serie de tropiezos evidentes para la audiencia en la media hora que debía durar la entrevista. Durante los cortes comerciales se transmitieron dos largos avances informativos –uno sobre el aumento del salario mínimo anunciado poco antes en transmisión obligatoria de radio y televisión por el presidente Nicolás Maduro, y otro con las declaraciones del ministro de Interior y Justicia a propósito del asesinato del exjefe de la inteligencia chavista Eliézer Otaiza- que le quitaron minutos a la entrevista con Vargas Llosa. Aunque no es extraño que eso suceda en un informativo de televisión, no eran informaciones de última hora. Después de las nueve de la noche, además, el telediario estelar repetiría esas noticias. 

Vargas Llosa concedió la entrevista al final de la tarde del jueves 24 de abril, pero Globovisión hizo todo lo posible para retrasar su emisión. El sábado Shirley Varnagy recibió una llamada de la gerencia de producción de la planta para que no pautara la entrevista para el lunes. Ella se negó. La petición, razonó entonces, iba en contra de la pertinencia y el sentido de la oportunidad que caracterizan a este oficio. Después la directiva pidió ver el material antes de difundirlo. La conductora aceptó pero puso una condición: “Las opiniones de él no son editables en mi espacio”. 

Shirley Varnagy repasa toda esta historia durante la mañana silenciosa del 1 de mayo. La noche anterior, y con no poca tristeza, había decidido entregar su renuncia a la directiva y después lo oficializó en su cuenta de Twitter. “Ayer (por el martes) no transmitieron la entrevista completa que le hice a Mario Vargas Llosa. No haré silencio en mi espacio, hasta hoy trabajé en Globovisión”. 

El trino causó revuelo en las redes sociales acaso porque se asemeja a la teoría que ha elaborado la oposición para explicar el cambio de la línea editorial: que ese canal, otrora un brioso adversario al régimen chavista, se ha entregado a otros intereses no periodísticos y actúa como un muro de contención para evitar propagar el descontento con el Gobierno. En Globovision ha habido una verdadera riada de renuncias o despidos por esa causa desde abril de 2013 cuando se anunció la venta. Con Varnagy suman ya 51 bajas desde que la estación cambió de manos y es manejada por Raúl Gorrín y Gustavo Perdomo. 

Después de ver el contenido, la directiva aceptó transmitirlo el lunes. Se hicieron promociones muy vistosas que, en principio, despejaban las dudas sobre cualquier reserva. A Vargas Llosa se lo veía firmando las páginas interiores de alguna novela, luego había un primer plano de su dedicatoria. En privado, sin embargo, se temía por el impacto que esas declaraciones generaran entre el gobierno, informaron dos fuentes cercanas a la junta directiva. “Este es un momento muy duro para el periodismo venezolano. Los dueños están sometidos a muchas presiones, pero yo no puedo acompañarlas”, afirma. Hay un hecho que quizá lo confirme: la planta pidió a la conductora que pautara a un intelectual chavista, Luis Britto García, para entrevistarlo al día siguiente, quizás con la idea de equilibrar la balanza. 

Una intervención de Maduro televisada obligatoriamente a todo el país impidió que ese lunes se emitiera el material, aunque llamó la atención que faltando unos quince minutos para las nueve de la noche, justo en el horario que correspondía a Varnagy, decidieran adelantar la transmisión del telediario. Fue el primer aviso. Con ese fardo a cuestas lo ocurrido el martes terminó por quebrar la paciencia de la entrevistadora.

Durante todo el miércoles, la periodista exigió a la directiva la reposición del programa en una fecha concreta para poder anunciarlo. Nunca hubo una respuesta. Le dijeron que tal vez lo emitirían el domingo, pero que no estaban seguros de hacerlo. Sin certezas y preocupada por su credibilidad decidió ponerle fin a la relación laboral. En su cuenta de Twitter colgó el enlace a las declaraciones del Nobel. Globovisión también respondió subiendo a la web el video de la entrevista en lo que pareció una estrategia para acallar las críticas. Una y otra versión muestran lo que quizá se quería ocultar: que Hugo Chávez vivió la utopía socialista cuando ésta comenzaba a desmoronarse y la reanimó gracias a su carisma. “Los propios venezolanos se han dado cuenta de que esa utopía tarde o temprano va a fracasar en el país y que eso ha creado unas tensiones muy fuertes que ha heredado el presidente Maduro”, decía Vargas Llosa en la entrevista que ha desatado la polémica.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los robots también enamoran

Disney estrena ‘Big Hero 6’ y apuesta por Beymax, el mecánico y enternecedor protagonista, para seducir al público navideño

Stop Desahucios pide “Juicio y castigo a los culpables de la crisis”

Las ascociaciones firmantes culpan a "la élite de banqueros, multinacionales y gobiernos corruptos a su servicio"

Cuatro pateras con 60 inmigrantes a bordo llegan a Andalucía y Murcia

La policía busca a una decena de los llegados a La Manga, que huyeron

La Agencia Tributaria reclama cuatro millones de euros a Sabina

EFE

El cantante no ha cometido delito porque no ha existido ánimo de defraudar sino una disparidad de criterio en la liquidación

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana