Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El programa del FN: salir del euro y de Schengen

Las ideas de Le Pen supondrían el final inmediato de la UE y probablemente del euro

Póster electoral del partido de Le Pen, el Frente Nacional, que ganó las europeas en Francia. Ampliar foto
Póster electoral del partido de Le Pen, el Frente Nacional, que ganó las europeas en Francia. AFP

Un cuarto de los votantes franceses apoyaron el domingo a un partido xenófobo, patriotero, antieuropeo y ultraproteccionista. De ponerse en práctica, las ideas de Marine Le Pen supondrían el final inmediato de la Unión Europea y probablemente del euro. El programa es una defensa nostálgica de los viejos Estados-nación, y propone medidas tan irreales como drásticas para que Francia recupere su soberanía presupuestaria, fiscal, monetaria, industrial y agrícola. Le Pen viajará el miércoles a Bruselas para intentar formar un grupo parlamentario propio. Lo tiene difícil, porque necesita reunir siete aliados en otros tantos países. Estas son algunas de sus ideas principales:

Salida del euro y de la UE. “Hace falta recuperar nuestra moneda nacional y las prerrogativas del Banco de Francia para dinamizar nuestras exportaciones, nuestra industria y el empleo”, defiende el FN. Convocaría un referéndum para salir del euro “en concertación con los demás socios”, propone la salida de Francia de la UE y se opone a los rescates que agraven la deuda francesa.

No al tratado de libre comercio con EE UU. Considera que el Tratado Transatlántico entre EE UU y Europa, en negociación, es una “máquina de guerra ultraliberal, antidemocrática, antieconómica y antisocial”. Si se adoptara, “todas las normas medioambientales, agrícolas y alimentarias serían modificadas en beneficio de las grandes multinacionales”.

Política Agrícola Francesa. Le Pen quiere acabar con la Política Agraria Común (PAC) y cambiarla por la Política Agrícola Francesa (PAF). “Así, aumentaría el presupuesto de ayudas agrícolas”, afirma. Ese aumento se financiaría “con el final de las aportaciones de Francia a la UE” y con barreras comerciales los productos de los países “que no respetan nuestras normas o recurren masivamente al dumping social”.

Inmigración cero. Propone soluciones expeditivas que hundirían la economía y los cimientos de la UE. Primero, salir del espacio Schengen y volver a las fronteras nacionales; segundo, suprimir el reagrupamiento familiar, reducir la inmigración legal a 10.000 personas al año y acabar con el ius soli (nacionalidad a los extranjeros nacidos en Francia).

Globalización regulada. Se opone “al libre cambio y a la globalización salvaje”. Quiere “un proteccionismo inteligente que restablezca la concurrencia justa”, con tasas a los países con ventaja “por no respetar los derechos sociales y devaluar sus monedas”.

Cierre del mercado laboral. La directiva que regula los desplazamientos de trabajadores europeos es "un escándalo", debe ser eliminada.