Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un rumor en Centroamérica dispara la migración hacia Estados Unidos

Migrar o trabajar es la alternativa a la que se enfrentan millones de menores

Balsas que cruzan a los migrantes de Guatemala a México de forma ilegal.

La oleada migratoria de hondureños, guatemaltecos y salvadoreños menores de edad no acompañados que en los últimos días provocó una emergencia en la frontera terrestre del suroeste de Estados Unidos parece tener un origen: en su afán de incrementar su clientela y sus abultadas ganancias, los polleros o coyotes, que controlan las cadenas regionales de contrabando de seres humanos, propagaron el falso rumor de que el Gobierno estadounidense concederá una amnistía migratoria temporal que favorecerá a las personas que ya se encuentran en ese país, sin importar si ingresaron legal o ilegalmente, y necesitan normalizar su situación.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de Honduras reveló a principios de este mes que informes procedentes de Estados Unidos indican que los agentes fronterizos detuvieron en 2012 a 13.625 menores migrantes centroamericanos, cifra que aumentó a 24.668 en 2013 y se espera que al final del 2014 podría exceder los 60.000, la mayoría de ellos hondureños. El promedio de infantes centroamericanos migrantes retenidos en Estados Unidos osciló de 6.000 a 7.500 al año entre 2008 y 2011, puntualizó.

“La migración se ha incrementado porque los coyotes han dicho que Estados Unidos supuestamente daría una amnistía temporal migratoria”, dijo la hondureña Aracelly Calderón, funcionaria del Departamento de Migración de Honduras adscrita al Centro de Atención al Migrante Retornado de Honduras, una organización no gubernamental de Tegucigalpa. Consultada por EL PAIS, Calderón explicó que las madres de familia, "motivadas por esa supuesta y famosa amnistía", emprendieron esa ruta para migrar. "Las familias llaman al Centro a preguntarnos si es cierto que habrá amnistía, pero les decimos que no. Las autoridades de Estados Unidos también han desmentido esas versiones”.

“Sin embargo, los polleros o coyotes están endulzándole el oído a las madres y a las familias de que con la anunciada reforma migratoria que haría el Gobierno (estadounidense), la gente va a tener la oportunidad de ingresar y que les van a dar el permiso de residir en ese país. Pero eso no es cierto: las personas que ingresan en condición irregular a Estados Unidos e incumple los requisitos de elegibles que exige ese país, van a ser retornadas a Honduras y a los otros lugares”, puntualizó.

Al respecto, el guatemalteco Fernando Lucero, portavoz de la Dirección General de Migración de Guatemala, aseguró: "Ese es un rumor que los coyotes han levantado, el rumor de que va a haber una amnistía. Los coyotes incluso han aconsejado a muchas personas que se fueran para Estados Unidos, porque la reforma migratoria los iba a beneficiar, cosa que sabemos que es falso, porque a los únicos que va a beneficiar es a los que ingresaron a Estados Unidos del 31 de diciembre de 2011 para atrás”.

“Eso (del falso rumor) es lo que se dice y se oye comentar de la gente que prácticamente trafica con personas. Es lo que realmente se maneja en el ambiente, pero nosotros hemos advertido a las personas de que no viajen ilegalmente hacia Estados Unidos, porque en ruta los migrantes, sobre todo las mujeres y los menores de edad, son víctimas de trata para la explotación laboral y sexual, de extorsiones y a muchos los llevan hasta la muerte”, advirtió.

Fuentes migratorias centroamericanas han revelado que los operadores del tráfico de seres humanos, que es una de las variadas modalidades del crimen organizado que existen en Centroamérica, cobran por lo menos 6.000 dólares para llevar a una persona desde el istmo a Estados Unidos, en una peligrosa travesía por territorio mexicano en la que muchas perecen o quedan atrapadas en redes de prostitución y esclavitud laboral.

A través de la primera dama de Guatemala, Rosa Leal de Pérez, el Gobierno guatemalteco mantiene una campaña que busca combatir el tráfico ilícito de menores de edad a Estados Unidos. Leal explica que, en el deseo de reunificación familiar, los padres que ya residen en EE UU optan por buscar a los coyotes para que les lleven a sus hijos.

La salvadoreña Ana Solórzano, jefa del Departamento de Atención al Migrante, asegura que no sabe si los traficantes están utilizando la supuesta amnistía para estimular la migración. Según ella, lo que hacen es decirle a su clientela que para poder obtener permiso para vivir en Estados Unidos deben apelar a que en sus países de origen en Centroamérica hay una profunda inseguridad y desean acogerse al estatus de refugiados.

Movilización gubernamental

La crisis migratoria con los menores no acompañados obligó a los Gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala a una intensa movilización en sus consulados en el suroeste de Estados Unidos.

La hondureña Marcella Rivera, responsable del programa de niñez migrante de Honduras, pronosticó recientemente que se espera que el número de repatriaciones llegue a un promedio diario de unos 150 menores hondureños. De enero a junio de 2014 han sido deportados más de 3.800 menores hondureños desde territorio estadounidense—1.287 solo en mayo anterior—, mientras que la cifra total de 2013 fue de 4.191.

Rivera explicó que muchos padres y madres se abstienen de reclamar a sus hijos o hijas en los albergues en que permanecen en Estados Unidos, porque temen ser también expulsados porque están en condición de indocumentados.

La cancillería salvadoreña abrió dos líneas telefónicas especiales en El Salvador (503 22312950) y en Estados Unidos (1-888-30-111-30), para atender a los familiares de los menores migrantes no acompañados. “Nuestra red consular está trabajando para establecer contacto con los padres o representantes legales de los menores para informarles sobre su estado y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para la reunificación familiar, ya sea en El Salvador o en los Estados Unidos”, declaró el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.