Selecciona Edición
Iniciar sesión

Egipto endurece su represión con un golpe contra la libertad de prensa

Prisión para periodistas de Al Yazira acusados de favorecer a los Hermanos Musulmanes

Siete años de cárcel para tres periodistas de Al Yazira. Reuters Live!

Las autoridades egipcias han hecho oídos sordos a las presiones internacionales en pro de la libertad de prensa. Un tribunal de El Cairo ha condenado este lunes a penas de entre siete y 10 años de cárcel a un grupo de periodistas de la cadena catarí Al Yazira, vetada en el país, acusados de difundir noticias falsas para favorecer las tesis de los Hermanos Musulmanes, el movimiento islamista que gobernó Egipto hasta el golpe de Estado del verano pasado. Entre los condenados hay extranjeros, como el reportero australiano Peter Greste y Mohamed Fahmy, egipcio con pasaporte canadiense, además de una holandesa y dos británicos.

El juicio, que había suscitado un gran interés en todo el mundo, es un paso más en la represión lanzada por el régimen egipcio para silenciar cualquier voz disidente, ya sea en el plano político o mediático, y especialmente contra la Hermandad. Desde el pasado 3 de julio, fecha del golpe de Estado militar contra el presidente islamista Mohamed Morsi —uno de cuyos principales apoyos era Qatar—, han muerto más de 2.000 personas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y han sido detenidas más de 20.000, la mayoría simpatizantes de la cofradía islámica.

De los 20 imputados en el proceso, Greste y Fahmy recibieron sendas condenas de siete años, mientras que el productor Baher Mohamed vio incrementada en tres la suya, hasta 10 años, por poseer en el momento de su detención una bala recogida, según la defensa, como recuerdo en una manifestación. Otros 12 periodistas fueron juzgados in absentia y condenados a 10 años por las mismas acusaciones, además de cinco estudiantes, tres de ellos castigados con siete años y dos absueltos, uno de ellos hijo del líder de la Hermandad Mohamed Beltagy.

Hace una semana, la Fiscalía egipcia liberó al también periodista de Al Yazira Abdalá al Shami, en prisión sin cargos desde agosto y en huelga de hambre desde enero.

El ministro de Exteriores británico ha convocado al embajador egipcio en Londres tras conocer el veredicto

Greste, Fahdy y el productor Baher Mohamed, que trabajaban para la emisión en inglés de Al Yazira, fueron arrestados a finales de diciembre del año pasado, horas después de entrevistarse en su hotel con un representante de los Hermanos Musulmanes. Pocos días antes, la cofradía islamista había sido declarada “organización terrorista” por el Gobierno egipcio, por lo que los reporteros fueron acusados de pertenencia o colaboración con banda armada.

Las familias de los condenados están convencidas de que son víctimas de la guerra entre Al Yazira y las autoridades egipcias que se desató tras el golpe de Estado. “El veredicto demuestra que este es un juicio político. Durante las vistas, no se ha presentado ninguna prueba de que ellos hubieran manipulado la información. No nos esperábamos este resultado. Estamos destrozados”, explicó Mike Greste, hermano del reportero australiano, a las puertas de la prisión de Tora, sede de la corte. El Gobierno australiano se mostró “conmocionado” por la sentencia, que la defensa tiene previsto recurrir “por defectos procesales graves”.

Las reacciones internacionales no se hicieron esperar. En un comunicado, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que el domingo se había entrevistado con el presidente Abdelfatá al Sisi, la definió como “draconiana, profundamente alarmante y un paso atrás para la transición”. Australia, Reino Unido y Holanda llamaron a consultas a los embajadores egipcios acreditados en los respectivos países.

Reacciones de Australia haca la sentencia Egipto. Reuters Live!

Por su parte, el director general de la cadena en inglés, Al Anstey, declaró que la sentencia “desafía la lógica, el sentido común, y cualquier apariencia de justicia”. El Ministerio de Exteriores egipcio subrayó su respeto a la independencia del sistema judicial del país, y aseguró que el juicio ha respetado todas las normas procesales.

Según el Comité para la Protección de Periodistas, actualmente, cerca de una veintena de reporteros se encuentran detenidos en Egipto, que se ha convertido durante el último año en uno de los cinco países más peligrosos para el desarrollo de la labor periodística. La oficina central de Amnistía Internacional en Londres calificó el fallo de “ataque feroz a la libertad de prensa”.

Paralelamente, un tribunal de Mansura (delta del Nilo) condenó este lunes a cadena perpetua a 80 partidarios de los Hermanos Musulmanes por cargos que van del asesinato a resistencia a la autoridad, durante los disturbios contra el golpe militar y el derrocamiento del rais islamista Morsi. El sábado, un juez de Minia ratificó la condena a muerte de 183 miembros de la Hermandad, incluido su líder, Mohamed Badie.

Rueda de prensa de los padres del periodista australiano. Reuters Live!

Más información