Las alertas aéreas vuelven a sonar en Jerusalén tras varias explosiones

El Ejército israelí dispara contra 322 objetivos en la franja. El número de víctimas ronda los 80

La escalada de violencia en Gaza continúa ATLAS

Pasaban dos minutos de las seis de la tarde (una hora más que en la España peninsular) cuando las sirenas han vuelto a escucharse este jueves en Jerusalén, alertando de la llegada de nuevos proyectiles lanzados por las milicias de Gaza. Según informa el departamento de comunicación del Ejército israelí, han sido cuatro los proyectiles con destino a la capital triplemente santa. Dos han sido interceptados por la Cúpula de Hierro, el sistema antimisiles desplegado en los puntos más calientes de su geografía con hasta siete baterías, y otros tantos han caído en zonas abiertas. No se han registrado daños personales ni materiales. Aunque inicialmente fuentes militares indican que los dos impactos se han producido en la zona sur de la ciudad, la Policía señala que uno ha tocado suelo palestino, golpeando en un campo cisjordano próximo a la colonia judía de Maale Adumim, más al este. Hamás ha reivindicado este lanzamiento y ha concretado que ha empleado misiles M75, considerados de largo alcance.

Es la segunda vez en esta Operación Margen Protector, iniciada hace tres días, en que las sirenas saltan en Jerusalén, a más de 80 kilómetros de la frontera con Gaza. Durante la noche del martes, hacia las 22.30 horas, otros dos cohetes cayeron en la zona. Uno, en un área montañosa conocida como Mateh Yehuda y el otro, en el asentamiento de Pisgat Zeev, en la zona oriental. Tampoco entonces hubo daños. En el ataque de esta tarde, no obstante, el ruido sordo de los impactos y de las interceptaciones ha sido perfectamente audible en toda Jerusalén, cuya rutina no se ha detenido más que unos minutos, al abrigo de los refugios.

Israel ha intensificado durante la noche del miércoles la operación Margen Protector sobre Gaza. El Ejército hebreo ha disparado contra 322 objetivos en la franja, causando la muerte de al menos tres personas, lo que eleva a 88 —de los cuales 22 son niños, según el Centro Palestino de Derechos Humanos— la cifra de muertos por los bombardeos, según la agencia Reuters. Israel sostiene que dispara sobre objetivos de Hamás, el grupo islamista palestino que controla Gaza desde 2007, que a su vez lanza misiles sobre territorio israelí, con un radio de alcance cada vez mayor. Egipto ha abierto su paso fronterizo de Rafah, el único cruce del país africano a la franja, para recibir heridos palestinos, según informa la agencia de noticias estatal egipcia.

La ONU se reúne de urgencia

"Nos enfrentamos al riesgo de una escalada total, con la amenaza todavía palpable de una ofensiva terrestre" de las fuerzas israelíes sobre Gaza, ha dicho este jueves el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, al presentar un informe sobre la situación en Oriente Medio al Consejo de Seguridad de la Organización multinacional.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas celebra una reunión de urgencia con motivo del aumento de la violencia entre Israel y el movimiento islamista Hamás. Ban ya condenó el miércoles los ataques y y pidió la "máxima contención" a todas las partes para evitar una espiral de violencia. "Esta es una de las pruebas más críticas a la que se ha enfrentado la región en los últimos años", agregó. La situación es "insostenible", ha declarado.

La reunión del Consejo de Seguridad ha sido presidida por el representante de Ruanda, Eugene Gasana, quién escuchó el cruce de acusaciones entre el observador permanente de Palestina en la ONU, Riyad Mansur, y del jefe de la misión israelí, Ron Prosor.

La reunión, que se ha celebrado en la sede de Nueva York, fue solicitada por la Liga Árabe el martes, tras intensificarse los ataques de Israel sobre la Franja de Gaza, así como el lanzamiento de cohetes por palestinos contra territorio israelí.

El embajador de Kuwait, Mansour al-Otaibi, ha instado a la acción: "Creo que es hora de que el Consejo promulgue una declaración o una resolución".

A primera hora de la tarde, el Ejército ya informó de que otro cohete había impactado en una casa particular en Sha´ar HaNegev, en el desierto del Negev, causando sólo daños en la vivienda pero no a sus residentes. En esta misma población ha quedado dañada la entrada de un edificio educativo que no estaba abierto. Hasta nueve cohetes han sido lanzados contra el consejo de Eshkol, de forma simultánea, en un intento de superar las baterías antiaéreas. Sólo ha habido, finalmente, daños menores en una carretera. En estos días de operación se han registrado en todo Israel dos heridos leves por metralla.

En lo que va de jueves ningún cohete ha superado los 90 kilómetros de distancia, como sí ocurriera ayer, cuando dos proyectiles se quedaron muy cerca de Haifa, más de 130 kilómetros al norte de Gaza, un hito insólito para las milicias de la franja. Esta mañana al menos cuatro cohetes han sobrevolado Tel Aviv, pero todos ellos han sido anulados por la Cúpula de Hierro. Algunos restos han caído en calles en plena actividad pero sin dañar a los transeúntes.

Desde la medianoche, Israel ha sido la diana de 120 cohetes (van en total unos 470) de los que 103 han impactado finalmente y el resto han podido ser destruidos en el aire. La efectividad de las baterías en las zonas donde están dispuestas roza el 90%, añade el Ejército.

Esta mañana, tras la nueva reunión del gabinete de seguridad local, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha dejado claro que en este instante no ve una solución negociada a la vista. “No estoy hablando con nadie acerca de una tregua en este momento. Ni siquiera está en la agenda”, ha dicho tajante. Ya anoche, el Ministerio de Exteriores de Egipto —país que en noviembre de 2012 logró poner paz entre las partes pero que hoy no tiene predicamento ni con Hamás, ahora que ya no ostentan el poder sus afines Hermanos Musulmanes— reconoció que se estaba limitando a pasar de mesa a mesa una sarta de reproches y exigencias.

Declaraciones de Ban Ki-Moon sobre Gaza Reuters Live!

Ze’ev Elkin, el presidente de dicho comité y miembro del partido de Netanyahu, ha propuesto tomar pasos aún más duros contra Gaza, incluyendo cortar el agua y electricidad de Israel hacia la franja. Netanyahu se ha mostrado reticente: "Los asesores legales no lo permitirán". Netanyahu ha ordenado que aumenten los ataques aéreos y ha subrayado que Israel no se permitiría tomar tales pasos, como hacen otros países durante momentos de guerra: "No podemos hacer lo que los rusos le hicieron a los chechenos".

Fuentes militares insisten en que se va a reforzar la presión sobre los islamistas en los tres o cuatros próximos días al menos, en los que seguirán los bombardeos por aire y desde el mar, y pasado ese tiempo, “si no regresa la calma a los ciudadanos”, se pensará seriamente en la intervención militar por tierra. Ya hay 14.000 soldados desplegados en la frontera.

Más información