Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia sueca decide mantener la orden de arresto contra Julian Assange

Un tribunal de Estocolmo considera que persiste el riesgo de fuga del fundador de Wikileaks

Julian Assange atiende a los medios en la embajada de Ecuador en Londres, el pasado junio.
Julian Assange atiende a los medios en la embajada de Ecuador en Londres, el pasado junio. afp

Un tribunal de primera instancia de Estocolmo ha acordado este miércoles mantener la orden de prisión preventiva dictada en ausencia contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, por cuatro presuntos delitos sexuales. El tribunal revisaba hoy la orden de detención emitida a finales de 2010. Los jueces han considerado que procede mantenerla porque persiste el riesgo de fuga, y han rechazado que sea interrogado en la embajada de Ecuador en Londres, donde lleva dos años recluido, como ofrecía la defensa. Tras conocer la decisión, un grupo de simpatizantes se ha congregado a las puertas de la embajada de Ecuador con pancartas por su liberación.

Los abogados de Assange citados por los medios locales anunciaron que apelarán la decisión del tribunal, que siguió la tesis esgrimida por la fiscalía, partidaria de prolongar la orden de arresto al considerar real el riesgo de fuga de Assange, lo que impediría que fuera interrogado. El ministerio fiscal subrayó la gravedad del caso y recordó que, ante delitos sexuales, se suele necesitar más de una vista e incluso la toma de muestras de ADN, por lo que el acusado debería estar en Suecia y no serviría que fuese interrogado en Londres.

Thomas Olsson, abogado defensor de Assange, volvió a calificar de desproporcionada la orden de arresto, que está resultando especialmente gravosa para el periodista, privado en los últimos años de tener una vida laboral y social normal.

Un cambio en las leyes suecas había abierto una vía por la que la Fiscalía debería presentar pruebas concretas contra él para mantener la orden de arresto. Si la corte sueca hubiera fallado a favor del activista, podría haber supuesto la anulación de la orden de arresto europea, aunque eso no iba a significar que las acusaciones no fueran investigadas, según fuentes judiciales citadas por France Presse.

El australiano, de 43 años, lleva dos años confinado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar la extradición a Suecia por su temor a que este país lo extradite a su vez a Estados Unidos. Assange pidió y logró asilo de Ecuador tras agotar todos los recursos ante los tribunales británicos, en un intento de evitar su extradición. Se considera víctima de una persecución política por la publicación de miles de cables confidenciales que sacaron a la luz los entresijos de décadas de diplomacia estadounidense.