Selecciona Edición
Iniciar sesión

El gobernador de Texas envía soldados a la frontera con México

Las organizaciones no gubernamentales señalan que Perry está utilizando la Guardia Nacional para enfrentarse a niños

Rick Perry, gobernador de Texas, durante el anuncio de este lunes. AP

El gobernador de Texas Rick Perry anunció este lunes el despliegue de 1.000 soldados de la Guardia Nacional a la frontera con México para combatir el ingreso de niños inmigrantes centroamericanos, que han inundado los albergues en el estado.

En junio Perry ordenó al Departamento de Seguridad Pública (DPS) iniciar operaciones de control en la frontera para combatir lo que describió como una “ola de inmigración ilegal”. Bajo el marco de la “Operación Seguridad Fuerte”, destina 1,3 millones de dólares a la semana para reforzar personal y tecnología.

Su oficina ha destacado los resultados de este operativo y ha atribuido un descenso de un 36% en el número de aprehensiones en las últimas tres semanas —desde 6,600 a 4,200— al efecto disuasivo del personal en la zona.

En la reunión entre Perry y Obama celebrada hace dos semanas, Perry pidió la activación de 1.000 soldados de la Guardia Nacional para apoyar las operaciones de seguridad hasta que 3.000 agentes de la Patrulla Fronteriza puedan ser entrenados y desplegados en el área.

El mandatario pareció abierto a la idea, pero lo puso sobre la mesa en el marco de las negociaciones sobre un paquete presupuestario adicional, presentado al Congreso, para lidiar con la crisis de los niños inmigrantes, equivalente a 3.700 millones de dólares.

Los senadores demócratas critican al gobernador republicano por considerar la medida "una jugada política"

Mientras en Washington siguen las negociaciones, Perry decidió tomar cartas en el asunto y desplegó a los soldados con financiamiento local. “La acción que estoy ordenando hoy enfrentará la crisis multiplicando los esfuerzos para combatir la actividad de los carteles, traficantes y criminales que amenazan la seguridad de los habitantes de Texas y de los estadounidenses”, aseguró el gobernador.

La determinación de Perry ha despertado fuertes críticas. Senadores demócratas que acaban de visitar la frontera lo interpretan como una medida política. “Los menores centroamericanos se están entregando a la Patrulla Fronteriza, no veo cómo poner a la Guardia Nacional vaya a cambiar eso”, comentó la senadora Mazie Hirono de Hawai.

“Si piensa que con eso va a parar el flujo de niños, está alucinando”, dijo el senador Richard Blumenthal de Connecticut.

En 2010 Obama destinó 1.200 soldados de la Guardia Nacional a la frontera, lo que se prolongó por 11 meses. De acuerdo con expertos en seguridad fronteriza como Muzaffar Chishti del Instituto de Política Migratoria (MPI), la decisión del mandatario no tuvo repercusiones concretas en la seguridad de la frontera.

“Se quedaron ahí un tiempo limitado porque la gente se dio cuenta de que su utilidad para asegurar la frontera es mínima, ellos básicamente realizan actividades de apoyo, no pueden hacer arrestos, por ejemplo. Este no es el caso de una frontera porosa donde la gente se está infiltrando, ellos quieren ser aprehendidos por los agentes”, explicó.

En lo local, legisladores republicanos como Jeff Leach de Plano, han apoyado la decisión del gobernador, mientras demócratas como Juan Hinojosa de McAllen, lo han calificado como una militarización de la frontera.

Organizaciones como Border Network for Human Rights, localizada en El Paso se opusieron. “Es una decisión deplorable, está desplegando soldados para enfrentar a niños. Esto no tiene que ver con seguridad, sino con las ambiciones políticas del gobernador”, dijo Fernando García, director ejecutivo de BNHR, al referirse a la posible candidatura de Perry para las elecciones presidenciales de 2016.

Actualmente más de 18.000 agentes vigilan la frontera. Cerca del doble de lo que se registraba hace 10 años atrás.