Selecciona Edición
Iniciar sesión

La ONU investigará posibles violaciones de derechos humanos en Gaza

El Gobierno israelí califica la resolución, que condena la ofensiva sobre la Franja, de "farsa"

Declaraciones de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay Reuters Live!

El Consejo de la ONU para los Derechos Humanos (UNHRC por sus siglas en inglés) acordó este miércoles crear una comisión internacional para investigar las posibles violaciones durante la ofensiva israelí sobre Gaza. En una sesión especial celebrada en Ginebra, el Consejo ha aprobado una resolución, presentada a iniciativa palestina, que condena “las violaciones generalizadas, sistemáticas y flagrantes de los derechos humanos” en las operaciones militares israelíes, “en particular la última ofensiva militar de Israel en la franja de Gaza”. Tras un debate de siete horas, el texto ha obtenido 29 votos a favor, 17 abstenciones (la de todos los países europeos, que la consideraron poco equilibrada) y un voto en contra, el de Estados Unidos. Su representante ante el Consejo, Keith Harper, aseguró que la resolución, que no menciona los ataques de Hamás a territorio israelí, “no ayudará” al cese de hostilidades.

El Gobierno israelí ha criticado en un comunicado la resolución, que calificó de “farsa”. “En vez de investigar a Hamás, que está cometiendo un doble crimen de guerra lanzando cohetes contra civiles israelíes mientras se esconde tras civiles palestinos, el UNHRC pide investigar a Israel, que ha hecho esfuerzos sin precedentes para mantener a los civiles palestinos fuera de peligro, incluyendo el lanzamiento de panfletos, llamadas telefónicas y mensajes de texto”, dicen. Israel, que tradicionalmente ha calificado al Consejo de tendencioso, volvió a incorporarse al él el pasado octubre tras casi dos años de ausencia. 

En la reunión, celebrada a instancias de los países árabes, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ya había apuntado que algunas acciones militares del Ejército Israelí en Gaza podrían vulnerar los derechos humanos; también calificó de “inaceptable” el lanzamiento “indiscriminado” de cohetes y morteros por parte de Hamás. Tras enumerar algunos casos de ataques aéreos y bombardeos israelíes contra casas y hospitales en la Franja, Pillay apuntó: “Estos son sólo algunos ejemplos que apuntan a una alta posibilidad de que el derecho humanitario internacional haya sido violado de una forma que podría constituir crímenes de guerra”.

Pillay ha señalado que, según los datos preliminares de la ONU, los ataques israelíes han causado la muerte de más de 600 palestinos, el 74% de ellos civiles, incluidos 147 niños. La jurista surafricana, que está al frente del Consejo de Derechos Humanos (dependiente de la Secretaría general de la ONU) desde 2008, ha apuntado también que 27 soldados y dos civiles israelíes han muerto durante los ataques. “Cada uno de esos incidentes debe investigarse de manera adecuada e independiente”, ha dicho.

La alta comisionada ha pedido a las partes en conflicto que respeten el derecho internacional humanitario. “Esto implica la aplicación de los principios de distinción entre civiles y combatientes, también entre bienes civiles y objetivos militares, el principio de proporcionalidad y de tomar precauciones en el ataque. El respeto del derecho a la vida de los civiles, incluidos los niños, debe ser una consideración principal”, ha dicho. “No atenerse a estos principios puede equivaler a crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”, ha advertido.

Tras la intervención de Pillay, el embajador de Israel ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Eviatar Manor, ha defendido el derecho de su país a "la legítima defensa" y ha acusado a Hamás de cometer "crímenes de guerra con el lanzamiento de cohetes y misiles" sobre civiles, de esconder munición en escuelas y de "construir túneles para atacar ciudades". "Hamás es responsable de todas las víctimas gazatíes", ha dicho. Manor ha calificado de "exabruptos" las críticas a la ofensiva militar sobre la Franja. “Los residentes de Gaza no son nuestros enemigos. Israel está plenamente comprometido con el derecho internacional”, ha asegurado el representante diplomático israelí.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, Riad al Malki, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que ponga fin a “la impunidad” de Israel y lleve al país ante la justicia por los “crímenes” cometidos en Gaza. “Israel debe rendir cuentas por sus crímenes”, dijo.