La televisión del chavismo se lanza a la conquista de Estados Unidos

La cadena venezolana Telesur presenta su programación en inglés

Captura de la página web de Telesur en inglés.

La cadena venezolana Telesur decidió seguir el mismo camino de canales televisivos como Al Jazeera o Russia Today, ambas señales informativas con alcance global y fondos estatales. Este miércoles, en su sede de Caracas, se presentó su programación en inglés, con la que espera conquistar al público de Estados Unidos.

Telesur fue fundada en 2005 como una iniciativa del expresidente Hugo Chávez y gracias a la participación de Argentina, Cuba y otros cuatro Gobiernos progresistas de la región. La cadena, con programación regular en español, bien puede definirse como la CNN del Alba (la alianza económica y política del chavismo en el hemisferio). Los ejecutivos del canal sostienen que su objetivo es ofrecer otra visión distinta de los medios del llamado mainstream, como la propia cadena estadounidense.

La nueva versión en inglés estará disponible en su web a partir de este jueves. La directora de Telesur, la colombiana Patricia Villegas, sostiene que no es una versión traducida de la red en español, sino una plataforma multimedia creada por anglohablantes nativos. Su principal centro de producción se ubicará a partir de ahora en Quito, la capital ecuatoriana.

La programación incluirá columnas semanales de personajes como Noam Chomsky y Steve Early

Está previsto que, en un año el canal, cuente con una señal en directo y por satélite. La estrategia, según explicó Villegas, es aprovechar los hábitos de consumo, de entretenimiento e informativo, del público joven estadounidense relacionados con Internet.

“Hemos visto cómo otros canales han tenido que cambiar sus líneas editoriales para poder estar en las pantallas de Estados Unidos, algo que Telesur obviamente no va a hacer”, advierte la directora. “Pero también queremos ahorrarnos las dificultades que hemos tenido hasta ahora para entrar en los paquetes de los cableoperadores. Complicaciones de origen político”, subraya. La idea es que el público, habiendo degustado la programación a través de Internet, exija la incorporación del canal a sus proveedores de televisión por suscripción.

El menú puesto a disposición de los usuarios incluye columnas semanales de personajes como Noam Chomsky y Steve Early. El plato fuerte, sin embargo, son las producciones en vídeo, accesibles en directo o a la carta. Habrá espacios informativos y de entrevistas con corresponsales en nueve ciudades de toda América, además de programas como El show de Laura Flanders, grabada en Nueva York.

Tariq Ali, el escritor británico de origen paquistaní, también tendrá un programa semanal donde explicará el funcionamiento del “único imperio global de la historia: el estadounidense”. Asimismo hará un análisis crítico de los medios internacionales.

Ali forma parte del consejo asesor de la cadena desde hace nueve años. Fue guionista de Al sur de la frontera, la pieza laudatoria del director Oliver Stone sobre las “revoluciones latinoamericanas de principios del siglo XXI”. Estuvo presente en Caracas en el lanzamiento del programa, y ha salido en la defensa del canal desde Inglaterra.

“En los últimos días ha habido en Londres y Manchester protestas contra la cobertura que la BBC ha dado al asalto israelí en Gaza”, explica este escritor como ejemplo de la oportunidad que tiene Telesur para vender un periodismo “alternativo y crítico”. “Nosotros no le vamos a decir que acepten como verdad única lo que mostramos, pero sí que es una visión alternativa para que se formen sus propias opiniones y que refuerza la pluralidad y la democracia”, sentencia.

Ali aclaró que este proyecto conservará su independencia, y que no suscribe el dicho de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. “Desde hace muchos años soy crítico de los regímenes árabes”, algunos de los cuales se comportan como aliados a escala global del chavismo. “Pero eso no quiere decir que apoye las intervenciones extranjeras en los países árabes, cuyas situaciones tienen que progresar de manera orgánica”, afirma.

El escritor aseguró que las críticas que Telesur pueda recibir de otros medios periodísticos le tiene sin cuidado: “Ya sabemos qué nos van a criticar y por qué. Lo importante será mantener un alto nivel de producción e información confiable”.