Selecciona Edición
Iniciar sesión

Boko Haram ha raptado a la mujer del viceprimer ministro

El Ejército camerunés asegura que el hecho ocurrió durante un ataque del grupo terrorista a la residencia de Amadou Alí, al norte del país

Video difundido por Boko Haram. AFP

El grupo terrorista Boko Haram llevó ayer a cabo un ataque contra la residencia del vice primer ministro de Camerún, Amadou Alí, situada en la localidad de Kolofata (norte, cerca de la frontera con Nigeria), y secuestró a su esposa, según fuentes del Gobierno camerunés. Los hechos ocurrieron en la madrugada de ayer, cuando unos 200 miembros del grupo terrorista atacaron la casa de Alí, cuya familia se había reunido para celebrar el fin del Ramadán y que pudo huir escoltado por sus guardaespaldas. Además, los terroristas también secuestraron a un líder religioso local. En ambos ataques habrían muerto al menos tres personas.

En los últimos días se han intensificado los ataques del grupo terrorista nigeriano Boko Haram en Camerún, sobre todo después de que este país juzgara a 14 personas sospechosas de pertenecer a esta secta radical y las condenara a penas de entre 10 y 20 años. Por todo ello, Camerún ha desplegado unos 2.000 soldados en la frontera, que forman parte de un contingente multinacional integrado también por Chad, Níger y la propia Nigeria para intentar contener los ataques del grupo.

Boko Haram, nombre en lengua hausa que significa “la educación occidental es pecado”, está en guerra abierta con el Gobierno nigeriano desde 2009, cuando su líder, Abubakar Shekau, decidió lanzar una amplia ofensiva de atentados para vengar la muerte del anterior jefe de la organización, Mohamed Yussuf. Desde entonces, miles de personas han muerto en una espiral de violencia que parece no tener fin, tanto a manos de Boko Haram como a causa de la brutal represión puesta en marcha por el Ejército nigeriano. Sólo en la primera mitad de 2014 se estima que Boko Haram ha asesinado a más de 2.000 personas, según la organización internacional Human Rights Watch. En los últimos cinco años, el Gobierno nigeriano estima que la cifra de muertos a manos de la secta radical ha sido de 12.000.

Este grupo terrorista fue el responsable, el pasado mes de abril, del secuestro de más de 200 niñas estudiantes en la localidad nigeriana de Chibok, un acto que puso el foco de la atención mundial sobre este conflicto durante unos días y que aún no ha sido resuelto. Aunque algunas jóvenes han logrado escapar, la inmensa mayoría siguen en manos de sus captores, que al poco tiempo incluso aumentaron esta cifra mediante nuevos secuestros de jóvenes, a las que amenazan con vender como esclavas o casar a la fuerza.

Los esfuerzos del Gobierno nigeriano por localizarlas, incluso con la ayuda de expertos internacionales, han sido en vano y el rastro de algunas de ellas se pierde en países vecinos, como los citados Chad o Camerún, a donde habrían sido trasladadas para ser obligadas a casarse.

JOSÉ NARANJO, Dakar