Selecciona Edición
Iniciar sesión

Amnistía y HRW denuncian que Israel no les deja entrar en Gaza

Las dos ONG dicen tener pruebas de que las dos partes han violado el derecho internacional

Ampliar foto
Un grupo de palestinos observan los restos de un edificio tras el bombardeo de Israel a Gaza, el pasado lunes.

Amnistía Internacional (AI) y Human Right Watch (HRW) han denunciado este miércoles los “juegos burocráticos” a los que Israel está sometiendo a estas dos organizaciones de derechos humanos, que han solicitado “acceso inmediato” a la franja de Gaza para “investigar las denuncias de graves violaciones del derecho internacional humanitario por todas las partes del conflicto”. “Condicionan nuestra entrada a criterios totalmente inaceptables”, ha protestado la directora de Investigación y Respuesta de Crisis de AI, Anne Fitzgerald.

Aunque tanto Amnistía Internacional como Human Right Watch ya cuentan con algunos investigadores en Gaza, han pedido poder enviar “cuanto antes” a más trabajadores para “recoger las evidencias de las violaciones de derechos humanos”. Según ha señalado en conversación telefónica la investigadora de Amnistía Internacional Deborah Hyams, la ONG ha documentado, con testimonios y datos, muchas pruebas del incumplimiento del derecho internacional humanitario. “Tenemos documentos de ataques israelíes a hospitales, de ataques contra civiles, de bombardeos de edificios en los que vivían familias enteras y a las que no avisaron y de escuelas en las que había refugiados”, asegura Hyams. Del lado palestino, Amnistía Internacional también ha constatado sobre el terreno el lanzamiento de cohetes en zonas en las que vivían civiles. “Además, Hamás ha lanzado armas que no tienen precisión, lo que supone que no ha tomado las medidas necesarias para no herir a civiles”, añade.

Desde el 7 de julio –la Operación Margen Protector, lanzada por Israel en la Franja, comenzó el día 8- Amnistía Internacional ha hecho tres solicitudes para entrar en Gaza a través del paso de Erez. “En las tres ocasiones, la Administración Civil de Israel dijo que no podía procesar las peticiones y que el paso de Erez estaba cerrado”, ha lamentado AI. Sin embargo, según la ONG, periodistas, personal de la ONU, trabajadores humanitarios y otras personas con permisos “han entrado y salido vía Erez durante este periodo”. También Human Right Watch ha obtenido una respuesta similar a su petición de entrada en la Franja.

Las autoridades israelíes reclaman a las dos organizaciones que se registren en el Ministerio de Exteriores, que solo inscribe a personal de la ONU o a diplomáticos, o en el de Bienestar Social, que es al que suelen recurrir las ONG. Sin embargo, esta opción tampoco es factible para ninguna de las dos instituciones puesto que no tienen oficinas permanentes ni en Israel ni en los Territorios Ocupados. Israel no exigió esa premisa a Amnistía Internacional en 2006, cuando sí pudo acceder a Gaza, o a Human Right Watch en noviembre de 2012.

Tampoco Egipto les ha permitido entrar a Gaza por el paso de Rafah. “No tenemos una negativa oficial pero tampoco tenemos ni permiso ni garantías para poder entrar”, ha explicado Deborah Hyams.

“El derecho de las víctimas y de los ciudadanos a conocer lo que ocurrió durante las hostilidades exige que las autoridades israelíes garanticen una completa transparencia sobre sus actuaciones y que se contengan de evitar una investigación independiente e imparcial de todas las supuestas violaciones”, ha pedido Fitzgerald. Hasta el momento, han muerto 1.976 palestinos, entre los que hay 1.417 civiles y 459 niños, y 67 israelís, según datos de la ONU (el Ministerio de Salud de Gaza asegura que hay más de 2.000 fallecidos palestinos).