Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatan a 20 mineros atrapados en una mina del norte de Nicaragua

Al menos nueve personas permanecen en paradero desconocido desde el pasado jueves.

Uno de los mineros rescatados en el norte de Nicaragua.
Uno de los mineros rescatados en el norte de Nicaragua. AFP

Los equipos de rescate han logrado salvar a 20 mineros que quedaron atrapados tras un derrumbe en una mina de oro en el norte de Nicaragua, según ha confirmado la portavoz del Gobierno, Rosario Murillo. Según las primeras informaciones el grupo de personas atrapadas desde el pasado jueves por un deslizamiento de tierra provocado por las fuertes lluvias ascendía a 29 personas, por lo que hay todavía nueve personas en paradero desconocido.

Las autoridades locales aseguran que dos mineros pudieron salir tras el alud y que los rescatistas trabajan desesperadamente para auxiliar a los demás rescatar a los demás. La funcionaria ha comentado que las 20 personas rescatadas ya se encuentran en un hospital de la zona. El viceministro de Gobernación del país, Carlos Nájar, ha añadido por su parte que un grupo de 17 bomberos especializados ha usado una entrada alternativa a la mina para poder llegar a los mineros.

Julio Quintero, jefe de la compañía minera nicaragüense Hemco, filial de la firma colombiana Mineros SA, ha explicado que la mina en el proyecto Bonanza, ubicada a unos 420 kilómetros al noreste de Managua, fue cerrada hace aproximadamente cuatro años después de que se considerase insegura.

Las autoridades locales informaron de que habían advertido a los mineros del peligro que significaba socavar en el cerro El Comal, debido a la inestabilidad del terreno, pero estos trabajadores artesanales prefirieron correr el riesgo a perder la oportunidad de encontrar oro, en una región rica en este metal precioso. En Bonanza, municipio localizado dentro de la reserva de biosfera de Bosawas –un inmenso bosque tropical cuyo núcleo supera los ocho mil kilómetros cuadrados–, es normal ver a estos mineros artesanales asentados con sus herramientas en los ríos que atraviesan la localidad, en busca de polvo de oro o pequeños trozos del metal, que luego venden a las grandes empresas mineras asentadas en la zona. En el mercado internacional, el oro se cotizaba este viernes a 1,289.4 dólares la onza Troy, equivalente a 31 gramos.

Sin embargo, los mineros continuaron trabajando pese a las órdenes de la empresa, y Quintero asegura que Hemco continuó comprándoles minerales hasta la semana pasada. La minería informal es legal en el empobrecido país centroamericano, donde sirve como una vía para que más personas se beneficien de la industria.

En un comunicado, la colombiana Mineros ha explicado que el derrumbe se produjo la madrugada del jueves en la montaña El Comal, a cuatro kilómetros de su mina en Bonanza. La mina ya sufrió lo efectos de las lluvias estacionales en el pasado, según ha añadido la compañía. De hecho, hace solo dos meses otro deslizamiento de tierra le costó la vida a otros dos mineros.

En Nicaragua, según el Centro Humboldt –organización que trabaja temas ambientales– el 13,47% del territorio está entregado a concesiones mineras, es decir, 17, 562 kilómetros cuadrados, en un país de 130.000 kilómetros cuadrados. El oro fue el principal producto de exportación de Nicaragua en 2013, al generarle a este país centroamericano ingresos por el orden de los 436 millones de dólares. Esta actividad genera más de cuatro mil empleos formales, pero grupos de defensa del medioambiente han advertido de los daños causados a los ríos y bosques del país.