Centenares de inmigrantes desaparecidos en varios naufragios en el Mediterráneo

La Organización Internacional para las Migraciones cifra en 700 los fallecidos

Inmigrantes descansan este lunes después de haber sido rescatados por los guardacostas libios cerca de Trípoli. AFP

La Organización Internacional de la Migración (OIM) —una organización intergubernamental en el ámbito de la migración de la que forman parte 156 países— ha alertado este lunes de que este fin de semana ha sido el "más mortal" de las últimas semanas en el Mediterráneo, donde han fallecido según su estimación cerca de 700 personas. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) habla de al menos medio millar de fallecidos. 

ACNUR está trabajando para confirmar el hundimiento de cinco embarcaciones este fin de semana en el Mediterráneo. Según la OIM, con las víctimas de estos últimos días se elevaría a 3.000 el total de fallecimientos en el Mediterráneo este año.

El portavoz de ACNUR, Francis Markus, ha asegurado que "al menos 500 personas han muerto o han desaparecido en los últimos tres días". Mientras que otra portavoz de la agencia, Carlotta Sami, ha asegurado que "ha sido, sin dudas, el fin de semana más mortal en el Mediterráneo".

La semana pasada, una embarcación naufragó en las costas de Malta. La barca, que había partido el 6 de septiembre de Damiette, en Egipto, se hundió el 10 de septiembre frente a las costas de Malta, aunque no se supo hasta este fin de semana. De los 500 inmigrantes que viajaban en el bote, solo nueve consiguieron salvar la vida, según el testimonio de los supervivientes relatado a la OIM.

Los supervivientes explicaron que los traficantes les ordenaron cambiar la embarcación en medio del Mediterráneo, a lo que ellos se negaron. Esto provocó un enfrentamiento que acabó a golpes entre inmigrantes y traficantes. "Cerca de 500 personas estaban a bordo: sirios, palestinos, egipcios y sudaneses", ha comentado la portavoz de la OIM, Christiane Berthiaume. "Estaban intentando llegar a Europa", ha añadido.

Cuatro días después, otro barco con 250 inmigrantes africanos se hundió en las costas de Libia, en el que solo sobrevivieron 26 personas. "Esto significa que 700 personas han perecido en el mar estos últimos días en el Mediterráneo, los incidentes más mortales en un corto periodo", ha precisado la portavoz.

Italia es el país que más inmigrantes está recibiendo a través del mar y también el que más está rescatando gracias a la operación Mare Nostrum. Según ACNUR, este año han llegado cerca 130.000 personas a las costas europeas, una cifra que dobla a las 60.000 del año pasado. La mitad de los inmigrantes son refugiados de Siria y Eritrea.

"Ante las preocupaciones sobre la sostenibilidad de la operación Mare Nostrum, los italianos piden un incremento de los esfuerzos por parte de las naciones europeas para contribuir a los esfuerzos de rescate y reducir las muertes en el mar", ha señalado ACNUR en un comunicado.

Este fin de semana, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, y la enviada especial de ACNUR, Angelina Jolie, han visitado los centros de inmigrantes de Malta. Allí, Jolie explicó que lo que lleva a estas personas a dar "el temeroso paso de arriesgar sus vidas en balsas abarrotadas e inseguras" es "el incontenible deseo de encontrar refugio".

"Existe una relación directa entre los conflictos en Siria y en cualquier lugar y el incremento de las muertes en el mar Mediterráneo", recordó Jolie. "Si no atajamos la raíz de estos conflictos, el número de refugiados que mueren o que son incapaces de encontrar protección seguirá creciendo", concluyó.