Rescatados 49 secuestrados en junio por los yihadistas en el norte de Irak

Eran mencionados por Ankara como razón para no participar en la lucha contra el EI

El primer ministro turco y su mujer reciben a rehenes liberados en un avión en Sanliurfa / Foto: AFP | Vídeo: ATLAS

Los 49 rehenes del Consulado turco secuestrados en junio en Irak por la milicia yihadista del Estado Islámico (EI) han sido liberados y han llegado esta mañana a Turquía, aparentemente en buen estado, procedentes de territorio sirio.

El grupo (segú se ha difundido, formado por 46 turcos y tres iraquíes) fue secuestrado el 11 de junio en el consulado turco en Mosul, en el norte de Irak, cuando el EI tomó la ciudad. Entre los rehenes se encontraban el propio cónsul, personal diplomático y sus familias, incluyendo niños, y miembros de las fuerzas especiales.

“Doy las gracias al primer ministro [Ahmet Davutoglu] y a sus colegas por esta operación secreta, minuciosa y cuidadosamente planeada, que duró toda la noche y se completó con éxito esta mañana temprano”, ha descrito en un comunicado en el que confirmaba la noticia el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

“Nuestra Agencia Nacional de Inteligencia (MIT, en turco) ha seguido la cuestión con paciencia y dedicación, y finalmente pudo llevar a cabo con éxito una operación de rescate”, añade el comunicado de Erdogan.

Aunque oficialmente no se conocen muchos detalles, los pocos filtrados hasta ahora indican que esta “operación” no ha sido de carácter militar y no hubo enfrentamientos entre yihadistas del EI y operativos turcos, que no contaron con la colaboración de ningún otro país. Turquía tampoco ha pagado ningún rescate por la liberación, todo según fuentes anónimas citadas por diferentes medios turcos, incluida la agencia semioficial de noticias Anadolu. Estas informaciones aseguran que el MIT ha usado drones para seguir a los rehenes, que habrían sido trasladados a ocho lugares diferentes durante este tiempo, y ha intentado el rescate en otras cinco ocasiones.

En junio, el EI, de ideología radical suní, se extendió desde el este de Siria a buena parte del norte de Irak y declaró un Califato en los territorios bajo su control, donde ha impuesto un régimen muy violento que incluye ejecuciones de miembros de otros grupos étnicos y religiosos y la esclavitud sexual de sus mujeres.

Estados Unidos, que en agosto empezó a bombardear posiciones yihadistas en el norte de Irak, ha formado una coalición internacional para luchar contra el EI. Los yihadistas respondieron con la publicación de tres vídeos en los que decapitaban a dos periodistas estadounidenses y a un cooperante británico, y aún tienen en su poder un número indeterminado de rehenes.

Turquía fue uno de los primeros países miembros de la coalición contra el EI pero, hasta ahora, había insistido en que se mantendría en un segundo plano y no participaría en operaciones militares. Ankara citaba los 49 rehenes turcos como una de las razones para su reticencia, por lo que su liberación hoy podría conllevar una mayor implicación turca.

 “Una de las razones de Turquía para no participar en la operación contra el EI eran los rehenes. Su liberación en esta crítica fase es un paso dado por la CIA”, aseguró en este sentido en su cuenta en Twitter Samil Tayyar, un diputado del gobernante Partido para la Justicia y el Desarrollo que contradice así lo publicado en los medios turcos.

Unos 60.000 kurdos cruzan la frontera siria con Turquía

Refugiados sirios esperan en la frontera con Turquía tras dejar sus hogares, cerca de Sanliurfa. EFE

Alrededor de 60.000 kurdos sirios han entrado en Turquía en las últimas horas huyendo del avance de la milicia yihadista del Estado Islámico (EI), según confirmó el Gobierno turco. Turquía ya acoge a alrededor de 1,3 millones de refugiados sirios y las autoridades mantenían el paso fronterizo cerrado.

Habitantes de la zona mayoritariamente kurda del norte de Siria empezaron a acumularse el jueves en la frontera, a la altura del pueblo turco de Dikmetas. El viernes por la mañana hubo protestas de la población local, también kurda, que se enfrentó a las fuerzas de seguridad turcas y exigía que se abriera la frontera, lo que ocurrió horas más tarde.

“Esto es una fuente de orgullo para Turquía, incluso países mucho más ricos no podrían acoger a 60.000 personas en un solo día”, declaró el viceprimer ministro Numan Kurtulmus. “Hemos abierto nuestras puertas porque era lo que teníamos que hacer”, añadió Kurtulmus, que aseguró que Turquía podría asumir la llegada de un número aún mayor de refugiados sirios.

La huida de los sirios kurdos responde a la ofensiva de los yihadistas del EI, que han lanzado un ataque que parece tener como objetivo la ciudad de Ayn el Arab (Kobane, en kurdo, y la tercera mayor kurda en Siria), situada justo en la frontera con Turquía. “[Los militantes del EI] han matado a mucha gente en los poblados, les han cortado la garganta, estábamos aterrorizados y temíamos que también nos la cortaran a nosotros”, narró un refugiado sirio a la agencia Reuters.

El EI, que cuenta con artillería pesada y tanques, ha tomado 60 pueblos cercanos a Ayn el Arab desde el jueves, según el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (SOHR, en inglés), mientras que la milicia local kurda sólo cuenta con armas ligeras. De hecho, los militantes kurdos sirios hicieron un llamamiento a jóvenes y otros grupos armados kurdos para que acudieran en su apoyo, y al menos 300 militantes kurdos turcos han cruzado en las últimas horas la frontera en sentido inverso para unirse a la lucha contra el EI, también según el SOHR.

Más información