Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos busca concretar el apoyo de la ONU al proceso de paz colombiano

Ban Ki-moon y el presidente colombiano hablaron en Nueva York sobre cómo la ONU ayudaría en un eventual postconflicto

Santos en el Consejo de relaciones exteriores en Nueva York
Santos en el Consejo de relaciones exteriores en Nueva York REUTERS

Como un anticipo de lo que será el discurso del presidente Juan Manuel Santos en la Asamblea General de Naciones Unidas este jueves, el mandatario ha dicho que se centrará en el proceso de paz que sostiene desde hace casi dos años con la guerrilla de las FARC y en concretar el apoyo de la comunidad internacional. “Ya llegó la hora en decir ¿ese apoyo en qué se traduce?, o sea, ¿cómo es que ese apoyo se va a concretar? Algunos es apoyo político, otros es apoyo financiero y eso es lo que tenemos que empezar a aterrizar”, dijo en una entrevista este lunes a un programa televisivo de la Presidencia.

Para Santos, que ya está en Nueva York, donde participará en la Cumbre del Cambio Climático que promueve el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el proceso de paz está en un momento crucial ya que se han llegado a acuerdos parciales con la guerrilla en tres de los seis puntos de la agenda de negociación —desarrollo agrario integral, participación política y solución al problema de las drogas— y actualmente se está discutiendo el tema de cómo se resarcirán los derechos de más de seis millones de víctimas que ha dejado el conflicto interno por más de cinco décadas.

Precisamente el tema de las víctimas, quienes participan por primera vez en un proceso de paz desde que se ha intentado acabar con el conflicto con las FARC, ha sido uno de los que ha tocado Ban Ki-moon durante el encuentro que sostuvo con el presidente este lunes. El líder de la ONU, quien recibió de Santos la emblemática paloma de la paz, reiteró su respaldo a los diálogos y dijo que “es una luz esperanzadora”.

Hasta ahora, sobre Naciones Unidas —junto a la Universidad Nacional— ha recaído la difícil tarea de seleccionar a las 60 víctimas que irán a La Habana a verse cara a cara con lo negociadores de paz. De esas, 24 ya lo han hecho en medio de un ambiente polarizado, pues no son pocos, en especial los que se oponen a los diálogos en La Habana, los que han criticado que viajen víctimas de paramilitares y agentes del Estado y no solo de las FARC.

También han recibido duras críticas algunas de las víctimas seleccionadas e incluso el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe, el mayor opositor de Santos y de los diálogos, señaló a una de ellas, que preside una organización que lucha contra la desaparición forzada, como una guerrillera “no desmovilizada del ELN (la segunda guerrilla del país)”, algo que fue rechazado por organizaciones de víctimas.

Santos también había adelantado que durante su encuentro con Ban Ki-moon se discutiría cómo el organismo podría ayudar en un eventual postconflicto si es que los diálogos llegan a un buen término y los acuerdos son refrendados por los colombianos. “Eso es un trabajo que hay que hacer desde ya porque requiere mucha preparación, mucha financiación y por eso entre más pronto comencemos a diseñar ese proceso mejor”, dijo y aclaró al término del encuentro que cualquier ayuda “tiene que ser acordada con las FARC” y que tomar decisiones ahora, resultaría prematuro. Por ahora, lo que se hizo fue una presentación técnica por parte de un staff del Secretario General de la ONU, de las diferentes opciones de ayuda que tienen en frentes como la cooperación económica y la verificación de los acuerdos de paz.

El presidente Santos tendrá una semana agitada en Nueva York donde, además de intervenir en la Asamblea de la ONU, participará en una cumbre de presidentes sobre misiones de paz en el mundo y en varios foros económicos para hablar de las ventajas de invertir en el país. De las misiones de paz dijo que es una meta para Colombia convertirse en un país que pueda proporcionar soldados y policías, pero en el futuro, ya que esto no será posible antes de que se logre terminar con el conflicto armado interno.