ANOUAR KBIBECH | Dirigente musulmán francés

“Les decimos a los jóvenes que su lucha está aquí, no en Irak”

Kbibech trabaja desde hace tiempo por diferenciar entre el terrorismo islamista y el islam

Anouar Kbibech.

El asesinato de Hervé Gourdel a manos de radicales islamistas de Argelia ha movilizado a los líderes musulmanes de Francia, país que acoge a la comunidad islámica más numerosa de Europa (más de cinco millones). Anouar Kbibech (Mekinés, 1961), presidente de la Unión de los Musulmanes de Francia (RMF) y vicepresidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM), trabaja desde hace tiempo para hacer comprender que el llamado terrorismo islamista no bebe de los valores del auténtico islam. El CFCM, la organización más representativa de la comunidad musulmana de Francia, ha convocado una manifestación de repulsa para este viernes ante la gran mezquita de París. Mientras, Kbibech asegura que la islamofobia sigue creciendo a un ritmo insoportable. Su mensaje a los jóvenes franceses es que su combate no está en Siria o Irak, sino en Francia y por la integración.

Pregunta. ¿Cómo encajó usted la noticia del asesinato de Hervé Gourdel?

Respuesta. Nos quedamos horrorizados. Es un acto abyecto que el Consejo [el CFCN] condenó de manera inmediata el mismo miércoles.

P. Supongo que tienen ustedes una ardua tarea: la de hacer comprender la distinción entre el islamismo radical y el islam.

R. Efectivamente, y en ese sentido fue muy importante la declaración del miércoles del primer ministro Manuel Valls en la Asamblea Nacional, diciendo que Francia, la República, hace la diferencia entre una cosa y otra. Los valores del islam son de paz, de apertura y tolerancia, y los actos y los valores de ese grupo terrorista que ha matado a Gourdel no se corresponden en absoluto con los del islam. Por eso apelamos a los políticos y a los medios a que no hablen de Estado Islámico, sino de Daesh [el acrónimo del nombre árabe de ese movimiento].

P. ¿Habría que intentar no utilizar la palabra islamista?

R. Claro. La verdad es que gestionamos con mucha dificultad esta amalgama, esta asociación que se hace entre violencia e islam.

P. ¿Teme que aumente la islamofobia?

R. Ya está aumentado. Según las estadísticas, ya hay un aumento en lo que va de año de un 30% de casos con respecto a 2013. Espero que estos últimos acontecimientos no supongan un empeoramiento.

P. En Reino Unido ha habido una movilización de jóvenes musulmanes bajo el lema “No en mi nombre”. ¿No cree que sería importante lograr en Francia algo similar?

R. Sí. Nosotros tenemos un mensaje nítido y hacemos llamamientos a condenar estos actos abominables. Desgraciadamente, los medios no suelen recoger nuestras posiciones. El 12 de julio se hizo un llamamiento en todas las mezquitas de Francia a condenar la persecución de los cristianos en Irak. Tampoco a mediados de este mes se nos hizo caso cuando en la gran mezquita de París se condenó lo que está ocurriendo ahora.

P. ¿Sufren los musulmanes un problema de integración?

R. Francia tiene una gran capacidad de integración y hay que seguir luchando para que esta sea creíble. Por nuestra parte, nuestro mensaje a los jóvenes es que no se equivoquen, que el verdadero combate de los musulmanes no está en Siria o en Irak, sino aquí; que hay que combatir por la integración económica y social y por la convivencia.

P. ¿Cómo se consigue eso?

R. Trabajando en educación y formación. Las mezquitas deben trabajar en ello y hay que luchar contra esas páginas de Internet que radicalizan a los jóvenes.

Más información