La erupción del volcán japonés Ontake causa 31 muertos y decenas de heridos

Las autoridades niponas buscan a 45 senderistas desaparecidos; 240 han sido evacuados

Operaciones de rescate en las faldas del volcán Ontake Reuters-Live

La violenta erupción del volcán japonés Ontake, el segundo mayor del país, ha causado por el momento una treintena de muertos y decenas siguen desaparecidos. Según aseguró la policía local a la agencia oficial Kyodo, los equipos de rescate encontraron 31 cuerpos de senderistas cerca del cráter que sufrieron un paro cardiorrespiratorio. Las autoridades se negaron a confirmar oficialmente su muerte a la espera de que se les realice un examen formal por parte de un médico, según marca el procedimiento en Japón.

Los fallecidos son todos escaladores que se vieron sorprendidos por la erupción y quedaron inconscientes probablemente por la inhalación de humo tóxico y ceniza o tras ser golpeados por los escombros que el monte lleva escupiendo desde ayer. Otras 45 personas siguen desaparecidas después de que el volcán, de 3.067 metros de altura, entrara en erupción el sábado al mediodía mientras cientos de personas se encontraban en él, un destino muy popular entre excursionistas y más durante los meses de otoño. La mayoría pudo bajar por su propio pie el mismo día, otros fueron rescatados hoy por las Fuerzas de Autodefensa de Japón (Ejército), que llevaron a cabo las tareas de socorro con la ayuda un helicóptero.

La cercanía de los cuerpos a la cima del monte “complica enormemente” su recuperación debido a las constantes erupciones, explicaron los funcionarios locales a la agencia nipona. De hecho, las operaciones tuvieron que ser suspendidas en varias ocasiones, sea por el aumento de los niveles de gases tóxicos o por la falta de luz. Las autoridades confían que la mayoría de los 45 desaparecidos haya alcanzado alguno de los refugios de montaña que hay en las laderas del volcán. Las imágenes de televisión muestran excursionistas que emergen desde la nube de ceniza para alcanzar los equipos de rescate, mientras que los planos aéreos revelan edificios cubiertos de ceniza y dañados por la caída de los escombros. Se espera que las tareas de rescate para encontrar a los desaparecidos se reanuden mañana a primera hora.

"El techo del refugio de montaña se derrumbó tras los golpes de las rocas, por lo que tuve que resguardarme debajo del edificio," dijo uno de los supervivientes a la televisión nacional NHK. “La ceniza se apiló tan rápido que no pudimos ni siquiera abrir la puerta”, explicó a la agencia Reuters uno de los trabajadores de un albergue situado cerca del pie del volcán. El monte Ontake, situado a unos 100 kilómetros de la ciudad de Nagoya, se creía extinto hasta el año 1979, cuando en una cadena de erupciones expulsó unas 200.000 toneladas de cenizas y escombros. El volcán se activó de nuevo en 1984, 1991 y 2007, aunque se trató de erupciones menores.

Más información