Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Estado Islámico decapita a un segundo rehén británico

El cooperante británico Alan Henning llevaba nueve meses retenido

El cooperante británico Alan Henning en manos del EI.

Los yihadistas del Estado Islámico (EI) publicaron anoche un vídeo que supuestamente muestra el asesinato del cooperante británico Alan Henning. Servicios de inteligencia a ambos lados del Atlántico, según el diario londinense The Guardian, tratan de verificar si se trata del taxista de Manchester, de 47 años, capturado hace nueve meses por los terroristas en Siria, a donde viajó como cooperante. El vídeo, casi idéntico a los otros difundidos recientemente por los terroristas, según la agencia Associated Press, muestra cómo un miliciano procede a decapitar al rehén occidental y termina con amenazas al estadounidense Peter Kassig.

De confirmarse la veracidad del vídeo se trataría del cuarto rehén occidental asesinado por el grupo, después de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff y del también cooperante británico David Haines. Un quinto secuestrado, el ciudadano francés Hervé Gourdel fue decapitado a finales de septiembre por un grupo radical afín al Estado Islámico en el norte de Argelia.

Aunque no ha verificado oficialmente la autenticidad del vídeo, la Casa Blanca sí ha confirmado que el otro rehén que aparece en el vídeo es el estadounidense Peter Kassig, un joven exmilitar que sirvió en Irak entre abril y julio de 2007 con el 75.º Regimiento Ranger del Ejército de Estados Unidos, según fuentes del diario The Washington Post. "Podemos confirmar que el ciudadano estadounidense Peter Kassig es rehén del EI. En este punto no tenemos motivos para dudar de la autenticidad del vídeo publicado hoy", dice la Casa Blanca en un comunicado.

El anuncio del asesinato de Henning se produce pocos días después de que aviones Tornado de la fuerza aérea del Ejército británico comenzaran a atacar posiciones del Estado Islámico en Irak, en la operación conjunta con Estados Unidos y sus aliados árabes en la región (Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes). El propio primer ministro, David Cameron, visitaba esta semana las bases de Chipre desde las que despegan los Tornado. Francia, Australia y Canadá se han sumado también a la misión contra los yihadistas.

Poco después de que el Ministerio de Defensa anunciara los ataques, la esposa del rehén británico, a instancias del Gobierno, imploraba a sus captores en un mensaje grabado en vídeo la liberación de su marido. “Estoy segura de que aquellos que desean ser vistos como un Estado”, decía Barbara, la mujer, “actuarán a la altura de los hombres de Estado mostrando piedad y administrando clemencia”.

Henning, apodado Gadget por sus amigos, padre de dos hijos adolescentes, fue capturado por miembros del Estado Islámico cuando viajaba por Siria con ayuda humanitaria el pasado 26 de diciembre.

Se trataba de la segunda vez que el taxista de Eccles, en Manchester, viajaba en un convoy de esas características al país, después de haber ayudado a recaudar fondos para poder comprar las ambulancias y el material médico que trasladaban. Supervivientes de aquel convoy describieron días después cómo fue separado del resto por hombres armados que rodeaban un almacén donde estaba el material médico que transportaban cerca de la frontera con Turquía. “Es un hombre lleno de compasión, un tipo normal, un simple taxista que quería hacer el bien”, dijo de él uno de los organizadores de aquel convoy, Kasim Jaamel, que compartía profesión y ciudad con Henning.

La imagen de Henning se podía ver y su nombre era citado al final del vídeo, subido a Internet por el Estado Islámico y titulado Un mensaje a los aliados de Estados Unidos, que mostraba el asesinato de David Haines. Su ejecutor, con un marcado acento londinense, agarraba a Henning mientras decía: “Si usted, Cameron, persiste en atacar al Estado Islámico, entonces usted, como su amo Obama, tendrá la sangre de su pueblo en sus manos”. Desde la aparición en Internet del vídeo con la amenaza a Henning numerosos líderes musulmanes han pedido la liberación del rehén, entre ellos el jeque Haitham al Haddad, estudioso y líder comunitario de origen palestino residente en Londres.

Otro ciudadano británico, el fotógrafo John Cantlie, permanece en manos del mismo grupo. El mismo viernes por la tarde, el anciano padre de Cantlie hizo un llamamiento, desde la cama de un hospital, a los captores de su hijo para que lo liberen. “Esta no es la manera en la que imaginaba pasar mi 81 cumpleaños”, dice, antes de añadir que no puede pensar "en mayor alegría que volver a ver a mi hijo".