“Ganar elecciones es muy sencillo”

El presidente de Bolivia analiza su gestión y los retos que afronta su país los próximos cinco años

Ampliar foto
Evo Morales en la inauguración de una planta termoeléctrica en Yacuiba, el 27 de septiembre. AFP

Evo Morales (Orinoca, 1959) acaricia su tercer mandato. La buena marcha de la economía boliviana y la estabilidad social de los últimos años auguran un triunfo del exdirigente cocalero en las elecciones del próximo domingo. La última encuesta de Ipsos da una victoria al oficialismo con el 59% de los votos. El empresario cementero Samuel Doria (13%) y el expresidente Tuto Quiroga (8%), ambos conservadores, quedarían a años luz. Morales aspira a una segunda reelección después de que el año pasado el Gobierno promulgase una ley para permitirla. Si vence, asegura que respetará la Constitución, que le impide volver a presentarse. Su vicepresidente, Álvaro García Linera, ha insistido toda la campaña en que no está en los planes del Movimiento al Socialismo (MAS) cambiar la Constitución.

Pese a su ventaja en las encuestas, la agenda de Morales es frenética. Para cuando llega a la entrevista, a las 6.30 de la mañana del miércoles, ya se ha reunido con su gabinete y ha tenido tiempo de acudir a un peaje para hacer campaña con los transportistas, a los que entregó camisetas, gorras y CD “con la música del Evo”. “Solo uno me rechazó, pero yo creo que porque no me reconoció. Ni protestó ni nada”, asegura el presidente en una sala de la base militar de Cochabamba, antes de volar hacia Santa Cruz. Pese a todo, Morales no puede evitar bostezar en un par de ocasiones y frotarse los ojos, enrojecidos, como si le faltara sueño. Cuando se le pregunta si está cansado, responde: “¿En qué consiste el cansancio? “¿Qué es eso de cansarse? No todos pueden ser presidentes. No entiendo el cansancio”.

Pregunta. ¿Cómo se ha llegado a la buena situación que vive Bolivia?

Respuesta. Está siendo un proceso. Viene de una larga lucha contra el colonialismo interno y externo, contra el modelo neoliberal. Los logros ya son conocidos:La estabilidad social permitió la estabilidad política y esta, la económica. Estamos pasando de una economía basada en las materias primas a una industrial, y aspiramos a conseguir una basada en el conocimiento.

P. En Santa Cruz, el principal bastión opositor, algunas encuestas le dan como ganador también. ¿Qué ha cambiado en estos años?

R. Hemos demostrado que los sindicalistas sabemos gobernar. La derecha dice que la gestión desgasta. Tal vez cuando las autoridades están más centradas en hacer negocios y en lograr beneficios para las cúpulas. Nuestra experiencia es que la política no es beneficio ni negocio para personas, sino sacrificio para el pueblo.

P. Muchos opinan que bajo su discurso de izquierdas se esconde una política capitalista.

R. Desde que hemos llegado, hemos reducido la pobreza del 38% al 18%. El desempleo estaba entre el 8% y 9%; hoy es del 3%. Ahora, por la Constitución, tenemos una economía plural: se respeta la propiedad privada, la comunal, estatal, las colectivas...

P. ¿Qué se le pasa por la cabeza cuando el FMI o el Banco Mundial alaban su gestión económica?

R. A veces, que estamos haciendo algo mal. Pero también que están aprendiendo cómo hacer una política económica. Las apreciaciones que hacen estos organismos me generan desconfianza. Los países donde el FMI decide políticas económicas están mal. Lo saben ustedes.

P. ¿Por qué no ha querido debatir con la oposición?

R. A mí nunca me ha gustado debatir. No se trata de debatir entre candidatos, sino con el pueblo. Yo debato con el pueblo. El borrador de mi programa llegó a la Central Obrera Boliviana, lo observamos, lo debatimos y aprobamos. Yo no tengo por qué debatir con los neoliberales. Ellos están debatiendo para ver quién es segundo.

Hubiese querido que España fuese la puerta de entrada de Europa para Evo"

P. ¿Qué problemas le inquietan?

R. Todavía tenemos burocracia. Cuando era dirigente sindical, me divertía, resolvía todos los problemas. Cuando llegué a la presidencia me encontré con ministros que no gastan su plata, otros que se olvidan... Tuve un fuerte choque cultural, es difícil para mí. Desde la presidencia podíamos garantizar hace dos años la construcción de un camino, y hasta ahora no se adjudica. Ayer me informan sobre la construcción de un puente y luego los técnicos me dicen que hay un decreto que impide construir ese puente. Eso me molesta, porque para mí ganar elecciones es sencillo. Hemos ganado seis entre referéndums, departamentales, presidenciales...

P. Si gana, ¿será su último mandato?

R. Siempre vamos a respetar la Constitución.

P. Entonces, eso significa que será su último mandato.

R. Eso significa que vamos a respetar la Constitución.

P. ¿Qué piensa hacer cuando deje la presidencia?

R. Yo ya dije que montaré un restaurante con algunos alcaldes, que son excelentes parrilleros, y yo serviré comida. Me haré cervecero.

P. ¿Le preocupa la situación de la justicia en Bolivia?

R. Sí, tenemos problemas. Solo se puede hacer una revolución dentro de la justicia con la participación del pueblo.

P. Pero en 2011 impulsó el sufragio universal para la elección de jueces. ¿Se arrepiente?

R. Uno de los errores de la Constitución ha sido ese, la elección de autoridades con el voto del pueblo. Lo lamento mucho, me duele mucho.

P. ¿Qué relación tiene con España?

R. Diplomática. Siempre hubiese querido que España fuese la entrada a Europa para Evo, para Bolivia. Pero hay otros países, como Francia, que pueden servir. Era deseable que fuese España, pero tampoco decisivo.

Fidel Castro es el hombre más solidario del mundo"

P. La semana pasada se reunió con varios dirigentes de Podemos. ¿Qué les dijo?

R. Saludamos a una nueva fuerza política. Compartimos algunas experiencias, les deseo mucha suerte. Estamos en otros tiempos. Antes se importaban políticas económicas de Europa. Ahora se exportan nuestras políticas a África y otros continentes. No solo políticas sociales, también modelos económicos.

P. ¿En qué punto está la relación con Estados Unidos?

R. Para mí es como cualquier otro Gobierno. Yo no lo veo como una potencia. Tenía mucha confianza en Obama, porque él viene de un sector social muy discriminado, como los afroamericanos, y nosotros, de los indígenas. Lamentablemente, no gobiernan los republicanos ni los demócratas, gobiernan los bancos.

P. EE UU ha insistido recientemente en que Bolivia no hace lo suficiente para erradicar el cultivo de coca.

R. Antes, su ataque era el comunismo; ahora, el terrorismo, el narcotráfico. La UE respeta el modelo de lucha contra el narcotráfico de Bolivia. La ONU reconoce que se ha hecho un esfuerzo y se ha reducido a 23.000 hectáreas el terreno de cultivo de hoja. Y sin muertos ni heridos como antes, donde moría un cocalero cada semana. Sí tenemos un problema con la cocaína que se pasa de Perú a Brasil, pero estamos viendo cómo controlar las fronteras.

P. Cuando llegó al poder, sus referentes eran Hugo Chávez y Fidel Castro, ¿quiénes son ahora?

R. Sigue siendo Fidel. No dé por muerto a Fidel. Para mí es el hombre más solidario del mundo. Pese al bloqueo, nadie tiene ese sentimiento humano que tiene Fidel.

P. ¿A quién se siente más cercano ahora, de Nicolás Maduro o de Rafael Correa?

R. Todos son compañeros, no tengo por qué calificarlos. Aquí no hay presidentes de primera o de segunda. Son compañeros antiimperialistas y anticapitalistas, cada uno con sus particularidades. Todos pertenecemos a un movimiento de liberación.