Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Israel convoca al embajador sueco por el rconocimiento de Palestina

Las autoridades israelíes permiten viajar a Gaza a 500 gazatíes mayores de 60 años

El ambajador sueco llamado a consultas Reuters-Live

Israel convocará al embajador sueco en Tel Aviv para protestar por el anuncio de Estocolmo de que reconocerá a Palestina como Estado. El nuevo primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven, anunció el viernes que en su primer discurso parlamentario que Suecia será el primer socio activo de la Unión Europea en reconocer a Palestina como Estado.

La reacción israelí se hizo esperar hasta el fin de la fiesta religiosa de Yom Kippur, el sábado por la noche, cuando el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, criticó en un comunicado que Suecia se preocupe por los palestinos y no “de otros problemas más urgentes, como las matanzas en Iraq y en Siria”. Hace poco más de un mes terminó una ofensiva israelí sobre la franja de Gaza en la que murieron más de 2.100 palestinos, de los cuales tres cuartas partes eran civiles. Israel registró 71 muertes en la masiva operación militar veraniega, casi todas militares.

El anuncio del nuevo primer ministro sueco llegó poco después de que Estados Unidos y la Unión Europea criticaran al unísono la construcción de 2.600 nuevas viviendas para judíos entre Jerusalén Este y Belén, en los territorios palestinos ocupados por Israel. La portavoz de Exteriores estadounidense Jen Psaki alertó recientemente de que la nueva ampliación de las colonias judías podría “distanciar a Israel incluso de sus aliados más próximos”.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, prepara una ofensiva diplomática en busca del reconocimiento de un Estado palestino que respete la división territorial de la región previa a la guerra de 1967. De acuerdo con este plan, el nuevo Estado se establecería unilateralmente a finales de 2016 y tendría su capital en Jerusalén este, ocupada por el Ejército israelí. La construcción de las nuevas viviendas para colonos judíos junto a la pretendida capital palestina será un nuevo escollo para cualquier acuerdo duradero entre Israel y los palestinos. La ultima ronda de negociaciones terminó en abril sin sombra de entendimiento. En julio, Israel desató una operación militar en Gaza para debilitar al grupo islamista Hamás, que controla la Franja desde la corta guerra civil palestina de 2007.

Los límites territoriales de Gaza están delimitados con claridad por las alambradas y muros fronterizos levantados por Israel, que cerca el minúsculo y arruinado territorio con la entusiasta colaboración del régimen golpista que gobierna Egipto desde 2013. La Cisjordania ocupada, en cambio, es lo que la derecha y la ultraderecha israelí –es decir, buena parte del espectro político del país- y sus simpatizantes internacionales describen como un “territorio en disputa”. Pese a las resoluciones de Naciones Unidas, Cisjordania padece los mordiscos periódicos de colonos que extienden lentamente el territorio bajo control administrativo directo de Israel.

La dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Hanan Ashrawi celebra en un comunicado el reconocimiento de Palestina por parte de Suecia: “Condicionar el reconocimiento del Estado Palestino al resultado de negociaciones con Israel equivale a convertirlo en una prerrogativa israelí”.

Israel, por su parte, permitió el domingo la salida de varios cientos de palestinos de Gaza mayores de 60 años a través del paso fronterizo de Erez para que recen en Jerusalén durante la fiesta musulmana del Sacrificio. Es la primera vez desde que comenzó el bloqueo en 2007 que se autoriza el viaje a Jerusalén de tantos gazatíes juntos. Según fuentes israelíes, el número total asciende a 500.

Más información